21-dias

Es el tiempo mínimo que un humano necesita para acostumbrarse a un cambio: de una nariz a un hábito. ¿Herramientas? Disciplina y compromiso.

21 días. Lo constató por vez primera el cirujano plástico Maxwell Maltz, de la Universidad de Columbia, en los años 50 del siglo pasado: a sus pacientes les llevaba 21 días acostumbrarse al nuevo aspecto, por ejemplo una nariz retocada. Les pasaba algo parecido a los amputados: el síndrome del miembro fantasma remitía a partir de la jornada 21ª. Maltz lo dejó publicado: “Se requiere un mínimo de 21 días para que una imagen mental establecida desaparezca y cuaje una nueva” (Psycho-Cybernetics). Su tesis se basa en que actuamos según la imagen que nos formamos de la realidad, la imagen que tenemos de nosotros mismos. Los investigadores nos han contado que el cerebro es un órgano moldeable y que cada destreza nueva que tenemos, cada lengua que aprendemos o cada experiencia que vivimos reconfiguran nuestro mapa cerebral.

21 días. Mínimo. Y hasta 254 días, o eso les llevó acostumbrarse al cambio a algunos de los 96 voluntarios de University College London que en 2009 participaron en un estudio de modelado de hábitos. Se les pidió a los jóvenes que escogieran un comportamiento saludable inédito en ellos, desde fruta en la dieta a un poco de running después de la cena. Algunos lo lograron en 21 días. Otros en más de medio año. La media fue de 66 días. Los psicólogos lo explican diciendo que dependió del nivel de motivación de cada uno: los más motivados convirtieron en hábito el nuevo comportamiento más rápido. En coaching se dice que cuesta menos forjar un hábito que de verdad sea importante para la persona. Que te motive. No basta con que te lo recomiende el médico. Abandonarás, si no te interesa. La pregunta clave es para qué. Y no ese por qué típico, que solo conduce a excusas. A veces arraiga un hábito nocivo. Incluso antes de 21 días. Es por el placer que al individuo le produce. Total, el cerebro responde a dos emociones básicas: ¿Esto me produce placer o dolor?

De ahí que menudeen últimamente los programas de superación personal que ofrecen cambios vitales en 21 días. Algunos coaches le ponen meditación al plan, porque es beneficiosa para el cerebro, por el bienestar y la felicidad que produce. La influyente comunicadora estadounidense Oprah Winfrey, y el médico y conferenciante Deepak Chopra han creado una Experiencia de Meditación de 21 días, que han probado más de 3 millones de personas en 194 países. Salud Perfecta, Deseo y Destino, Encontrando tu Flow… En cada programa Oprah introduce una idea capital y Chopra remata con una meditación guiada. En las redes sociales llueven comentarios tras cada desafío. Otra líder de opinión que se ha puesto en la estela del 21 es la confundadora de The Huffington Post, Arianna Huffington, con un programa para perder el miedo y otro para fortalecer la paz. La receta: “Buscar el centro de uno mismo”. ¿Herramientas? Disciplina y compromiso.

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario