¿Conoces el estirón tardío del bambú? ¿Qué elegirías: 3 millones de euros en mano o 1 céntimo que dobla su valor cada día durante 31 jornadas? El efecto compuesto y sus milagros. Pasa y verás.

La semilla de bambú se siembra, se abona, se riega y, en apariencia, no sucede nada durante casi siete años. Nada… ¡visible! Porque cuando empieza a crecer a la vista humana resulta que en mes y medio el bambú pasa de los 30 metros de altura. ¿Cuánto tardó en crecer realmente? ¿Seis semanas o siete años? En sus primeros años el bambú genera un sistema de raíces complejísimo que le va a sostener en el futuro, y que ese crecimiento interno requiere tiempo. El bambú no es para cortoplacistas. Como muchos proyectos exitosos, que exigen constancia y miliuna decisiones. Es duro estar regando el negocio y que no se vea crecimiento. Pero con un buen sistema y constancia el resultado un día será floreciente como el bambú. Se trata de cosechar grandes beneficios basados en una serie de pequeñas pero inteligentes decisiones. Los frutos serán enormes, pero hay que aguantar todo ese tiempo en que parece que los resultados no parecen importantes

En el libro “El efecto compuesto”, de Darren Hardy, se plantea una disyuntiva que ilustra: ¿Qué elegirías: 3 millones de euros en mano de una vez, o 1 céntimo que doble su valor cada día durante 31 jornadas? Si no conoces la historia, lo que te pide el cuerpo es coger los 3 millones. Porque es difícil creer que el céntimo producirá más riqueza. Pero así es. Y eso que en cinco días solo tendrás 16 céntimos, y que en el 12º día en tu bolsa solo habrá 5 euros con 12 céntimos. Incluso en el día 20º no habrás llegado a los 5.000, mientras el que eligió los 3 millones sonreirá a toda boca. Pero en la recta final de la constancia el efecto compuesto tiene resultados… y en 31 días el valor acumulado de aquel penique solitario es de ¡¡¡10,7 millones de euros!!!

¿Cuántas personas abandonan sus proyectos de vida, profesionales y demás en el día 20º de su camino? La constancia, sobre buenas decisiones, conduce al éxito. Porque la cuestión no es solo llegar al día 31º; sino animarse al 32º y al 33º, porque entonces la ganancia será extraordinaria… En “El efecto compuesto” dicen que cuando disfrutamos de periodos largos de prosperidad y riqueza nos sentimos satisfechos con nosotros mismos y que dejamos de hacer lo que nos sirvió para llegar hasta donde estamos. Somos como ranas sumergidas en agua que hierve: como la temperatura aumenta de forma gradual y engañosa, nos confiamos y no saltamos para librarnos hasta que vemos que ¡nos están cociendo!

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario