¿Te has criado oyendo… “ése está podrido de dinero”, “el dinero es el origen de todos los males” y otras opiniones semejantes? Te propongo un viaje para cambiar tu forma de pensar en el dinero y, a partir de ahí, actuar de forma distinta y poder ayudar a muchas más personas con tu riqueza.

Partimos de una base: lo que nos inculcaron en el pasado nos lleva a pensar una determinada manera y estos pensamientos nos generan unos sentimientos, y con esas emociones accionamos de una determinada forma y conseguimos unos resultados. Hasta que nos damos cuenta, hasta que somos conscientes de algo: Si te han dicho que el dinero es putrefacción, ¿te extraña que no te esfuerces en ganarlo? En “Los secretos de la mente millonaria”, de T. Harv Eker, proponen algunas alternativas reveladoras. Y que puedes incorporar a tu vida.

¡Crea tu vida!
Se acabó eso de pensar en “la vida es algo que me sucede”. Tú creas tu vida. “Si quieres crear riqueza, es imprescindible que tengas la creencia de que estás al volante, principalmente de tu vida financiera”. Eligiendo el rol de víctima no llegarás a nada. ¿El Gobierno, la economía, tu jefe, tu pareja, el vecino… tienen la culpa de tu situación? ¿Otra mala racha? ¿El dinero no es tan importante? “La única recompensa que saca una víctima es atención; no existen víctimas ricas”. Desde ahora relaciona victimismo con ruina económica.

¡Juega para ganar!
Si juegas al dinero para crear riqueza y abundancia para los demás, dejarás de relacionar dinero con el atraganto de pagar las facturas y poco más.

¡Comprométete!
La mayoría no consigue lo que quiere porque no sabe lo que quiere. La disposición mental de la gente con dinero es la de enfocarse, tener claro lo que quiere, tener conocimientos y pericia. Ah, y esforzarse al máximo y no rendirse nunca.

¡Piensa en grande!
La mayoría piensa en pequeño: por miedo y porque cree que no se merece nada mejor. ¿Y si relacionas riqueza con solucionar problemas a más gente? Lidera y ayuda. Anota lo que se te da bien y piensa en cómo lo vas a aplicar a tu vida profesional. Y planea cómo vas a solucionar los problemas a 10 veces más personas que ahora.

¡Céntrate en las oportunidades!
Y no en los obstáculos, en las pérdidas posibles, en los riesgos, en los rodeos (“¿y si no funciona?”, tememos). Consiguen dinero quienes están dispuestos a arriesgar. Actitud: funcionará-porque-yo-haré-que-funcione. Indaga, decide y actúa. Y céntrate en lo que haces especialmente bien.

¡Admira!
Con pensamientos destructivos sobre la gente con dinero no te identificarás con lo bueno que hay en ellos. “Qué suerte tienen”, “mierda de ricos”… Así no llegarás a nada distinto. De hecho, el autor propone que escribas a alguien muy próspero, que les expreses tu admiración y que reconozcas sus logros.

¡Imita las mejores estrategias!
Copia los hallazgos de los ricos en lugar de sentirte superior, criticar y burlarte. Inspírate. Rodéate de gente exitosa, observa cómo piensan. Y apártate de la gente con pensamientos negativos.

¡Promociónate!
La gente económicamente próspera siempre está dispuesta a promocionar sus productos, servicios, ideas e incluso su pasión. Y lo hace de forma atrayente. Inspira, motiva y tu entorno sentirá tu visión. Promocionarse no es negativo.

¡Céntrate en la meta!
Terminamos aquí la primera parte de este paseo, con una frase extraordinaria: El secreto del éxito es que te consideres más grande que cualquier problema; no se trata de evitar los problemas, acobardarte o exterminarlos. Las personas prósperas se centran en la meta, no en los retos del camino. Y esa capacidad para solucionar te hará imparable.
(continuará)

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario