3 de cada 4 comerciantes de Móstoles consideran “mala o muy mala” su situación económica y no esperan mejoría en un año

La asociación de comerciantes y autónomos Sinergias, afincada en Móstoles, ha sondeado a sus asociados sobre los efectos del coronavirus en su economía. El 76 por ciento percibe como “mala o muy mala” su situación desde el confinamiento. Y cree que el año que viene la situación de su negocio “será igual o peor”.

Comerciantes y autónomos dicen que han tenido que gastar como mínimo entre 300 y 500 euros para adaptarse a las normas sanitarias nuevas, y hay un 20 por ciento que se ha gastado de 1.500 a 10.000 euros para adaptarse. En Sinergias establecer tres grupos de comerciantes y autónomos, según cómo se han tomado este golpe:

—Podríamos de hablar de un grupo optimista, minoritario, que, a pesar de haber perdido mucho dinero, ha decidido apostar por la continuidad de su negocio y ha invertido por encima de los 2.000 euros. Luego están los neutrales, que han perdido mucho también pero que su inversión es más bien baja; y los pesimistas, que no han perdido casi nada pero no han invertido porque no esperan que esto vaya a mejorar —explican desde la asociación.

Más conclusiones: el 40 por ciento de los comerciantes y autónomos se han quedado sin facturación. Más del 50 por ciento no ha conseguido moratorias en los pagos. Al 20 por ciento de los sondeados se les ha denegado el crédito ICO y el 48 por ciento no ha recibido ninguna ayuda.

Primero en los días más restrictivos, y luego con las limitaciones del aforo, los asociados de Sinergias han buscado “soluciones sencillas”: El 84 por ciento ha usado el teléfono como medio de venta o servicio y solo el 36 por ciento ha distribuido online. Y el 9 por ciento de los encuestados ha aprovechado para incluir el servicio a domicilio.

—En un momento en que los supermercados han estado saturados y prestando un servicio de calidad inferior a lo usual, el pequeño comercio no ha sabido organizarse —opinan desde Sinergias.

Para lo que sí han aprovechado el cauce digital es para formarse. Pero no para facturar. Y falta hacía, a jugar por los resultados: para el 52 por ciento la pandemia ha supuesto una caída total de la facturación y uno de cada cuatro ha sufrido pérdidas de entre el 60 y el 90 por ciento.

El comercio minorista y la pequeña empresa han tenido que asumir gastos fijos durante el confinamiento, porque los locales son alquilados y funcionan con crédito en general. Un 28 por ciento ha conseguido moratoria en el alquiler y un 12 por ciento en sus créditos.

Sobre créditos ICO los que más han pedido son los hosteleros, con un alto número de concedidos. De los demás, abundan quienes han preferido afrontar estos meses complicados con fondos propios.

En cuanto a la plantilla, el 48 por ciento ha recurrido al expediente de regulación temporal de empleo. Y el 12 por ciento ha hecho una reducción de jornada. Hay un 40 que no tiene empleados.

Envía un comentario