¡A reír!

cold-1284030_1920

Cuando a Norman Cousins le diagnosticaron una enfermedad profundamente debilitadora, los médicos le dijeron que sufriría dolores acuciantes hasta la muerte y que no podían hacer nada por él. Al salir del hospital, nuestro protagonista se registró en un hotel y se aprovisionó de todas las películas de risa que fue capaz de conseguir; durante días vio una tras otra y rio a mandíbula completa, tanto como le permitían los dolores. Vio las comedias una y otra vez durante semanas… y el dolor empezó a reducirse; a los seis meses de su terapia ¿cómica?, los médicos le hicieron un chequeo y descubrieron con asombro que no había síntomas de la enfermedad. ¡Estaba curado! Norman contó al mundo su caso en un libro, “Anatomy of Illness” (Anatomía de la enfermedad), y su peripecia dio pie a una investigación sobre las endorfinas: sí esos productos químicos que nuestro cerebro libera cuando reímos; son una suerte de analgésicos naturales, que ponen al organismo de buen humor y nos tranquilizan. Será que por eso dicen que la gente que ríe enferma menos. Te animo a recibir abril con unas risas. ¿Qué puedes perder?

Daniel Martín,
Coach y editor de Vértigo

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario