Al museo con los niños

Visitar un museo acompañado de niños puede ser una maravilla o un tormento.
la preparación previa marcará la diferencia.

museo-thyssen-bornemisza

 

Preparativos… sin chuches
No hablamos del equipaje de chuches y otros indispensables, que en el Museo no tienen cabida. Se trata de informarse de cómo llegar al museo, precio, horario y exposiciones disponibles, por si alguna se ajusta específicamente a la edad de los visitantes menudos.

Despierta interés
Los profesionales de las actividades con niños aconsejan leer con los críos historias que tengan que ver con un museo, hablar del comportamiento idóneo y por ejemplo imprimir alguna obra famosa que se vayan a encontrar en el museo y adherirla a la puerta del frigorífico.

Genera emoción
Poner a los críos en el trance de que van a ver una obra con más años que los de varias abuelas juntas es abrirles la puerta al juego, a que aguarden con ganas la llegada del gran día.

Actividades cortas y variadas
Los museos cuentan con planes específicos para los menores, al menos durante el fin de semana. Y por evitar bajas y disgustos conviene informarse de recorridos posibles y exposiciones breves.

Incógnitas
Las típicas preguntas infantiles de cuándo, cómo y por qué te pondrán en un aprieto si no te informas bien de lo que estás viendo con tus hijos. No se trata de ser siempre Supermamá y Superpapá, pero casi…

El mejor momento
Busca el tiempo idóneo de visita, para que tus hijos estén despiertos y receptivos: esto es, que no haya mucha gente y que existan elementos acordes con la experiencia que se busca. Y empieza por algo interactivo o participativo, para que los pequeños disfruten más.

Guías y permisos
Los entendidos aconsejan dejar a los niños mucho tiempo en las exposiciones que les atraen y darles respiro en las que les resultan más duras. Y no está mal que ejerzan de guía contigo, aunque sea con el simple folleto informativo.

Visita la tienda
Imprescindible: visitar la tienda del museo, para que elijan un recuerdo de la visita: sea un cuento, un adorno, una tacita alusiva.

En casa
Una vez en el domicilio, en días posteriores, se podrá animar a los críos a que hagan su propia obra artística maestra con la técnica que más les gustó de lo que vieron en el Museo.

Propuesta: inspectores y niños  en el Thyssen
El Thyssen-Bornemisza tiene visitas taller para familia los fines de semana, para padres con niños de tres a 12 años, para generar “una experiencia lúdica y enriquecedora”. Duran 2 horas y media y constan de un recorrido por el Museo y un tiempo en el taller donde los niños y los padres harán su propia obra, que se llevarán de recuerdo de la visita. Para los más pequeños el Museo Thyssen ha generado un misterio que los niños y su familia deberán resolver, incluida la búsqueda de tres niños escondidos. Los de 6 a 12 podrán explorar el color, ver las distintas formas de sentarse, observar cuadros, imaginar, jugar.

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario