Amor y un futuro

¿Y si nuestro objetivo en la vida fuera superarnos a nosotros mismos, y no a los demás? Con esta idea en mente, en casa nos marcamos hace un año y pico una meta extraordinaria, y acabamos de cumplirla: el acogimiento permanente de un niño. En el momento de escribir estas líneas, el pequeño lleva dos semanas en casa y ha traído una alegría inédita y ha despertado un amor indescriptible. Eva y yo queríamos que nuestros tres hijos pudieran compartir su generosidad y su suerte con alguien que hubiera arrancado con desventaja en la vida. Y ahí los tenemos a los cuatro niños ya, viviendo todo juntos, como si se conocieran de siempre, en igualdad absoluta: todo es de todos, nada es de nadie. Hasta ahora el pequeño, de 21 meses, había vivido en una residencia de la Comunidad de Madrid: magníficamente cuidado –desde aquí quiero aplaudir la labor de todos los profesionales- pero falto de una familia. Ya la tiene. Hay muchos niños más, de distintas edades esperando mamás y papás acogedores. Amor y un futuro. “Yo hago las cosas de la mejor forma posible, y no me voy a detener. Si al final salgo bien librado, lo que se diga en mi contra no tendrá importancia. Si estoy equivocado, el que diez ángeles digan que yo tenía razón no cambiará las cosas”. Termino con esta frase de Lincoln y una defensa del viento en contra: es ése y no el viento a favor el que eleva las cometas.
Daniel Martín,
coach y editor de Vértigo

kids-2891656_1920

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario