Cerrar el pico

Cada vez hay menos misterio. Lo parlamos todo. Online, offline y en mediapensión. “He aprendido que se tiene más poder si se cierra el pico”, dijo Warhol. Por buena que pueda ser la oratoria de Amancio Ortega (que lo desconozco), es evidente que impresiona más su silencio. En las entrevistas de trabajo, en la seducción y en el ejercicio del poder: cuando más se dice, más ordinario se parece.

El poder es un jueguito de apariencias, por lo que se da mayor imagen de grandeza y poder cuando se dice menos de lo necesario. Warhol con sus silencios fue el mejor embajador de sí mismo; en las entrevistas decía un par de ambigüedades y los periodistas hacían miliuna interpretaciones, algunas mejores que las que habría hecho el propio artista.

Lo aprendió del maestro del enigma, Duchamp. Disfrutaba de su táctica: cuanto menos digas de tus cosas, más hablará la gente de ti. Y cuanto más habla la gente de ti más valioso te haces.

Callar es una muestra de autoridad, en las reuniones de trabajo, por ejemplo: cuanto más tardes en mover los labios y los dientes antes los harán los otros. Y entretanto comprenderás sus intenciones.

Más misterio, más poder. Feliz domingo.

Envía un comentario