¿Collar, arnés o petral? Mucho más que estética

El collar es el complemento mayoritario para pasear al perro, pero no es el único. Desaconsejados: los collares metálicos, porque suenan, tiran del pelo y causan dolor; y los arneses “anti-tirones”, una vez que el animal está adiestrado. 

Desde Juego de Perros, dedicadas al masaje terapéutico canino y el bienestar animal en general, nos orientan para elegir el complemento que mejor se adapte a las necesidades del animal.


Cuidado con la yugular. El collar es el más conocido y sigue siendo el más habitual. Muy cómodo para perros que caminan junto a nosotros sin tirar de la correa. No deben estar demasiado apretados, pues en la zona del cuello se encuentran estructuras delicadas como la tráquea, la laringe y la yugular. Sui el perro da tirones de la correa, para evitar daños lo mejor es trabajar con un educador canino hasta que el animal aprenda a caminar a nuestro lado. 

Desaconsejado en cachorros. El collar está totalmente desaconsejado usarlo en cachorros y perros jóvenes pues poseen un órgano del sistema inmunitario llamado “timo”, que en estas edades tan tempranas tiene un tamaño considerable y los tirones en el cuello pueden dañarlo. A medida que el cachorro se va haciendo adulto, el timo va reduciendo su tamaño, por lo que pasada la adolescencia del animal podremos comenzar a utilizar el collar. En materiales y anchuras depende del perro, pero es muy recomendable el que va acolchado por la zona interior en contacto con el cuello. Al estar más blando, amortigua posibles tirones. 

Antiescape. Existen collares específicos para una raza en concreto. Es el caso de los galgos. Sus collares son más anchos y están adaptados al largo cuello que poseen. Un collar muy utilizado por esta raza son los «martingale», o collares anti-escape, de los que el perro no se puede desprender y si el animal se asusta con un ruido, van a permitir que el perro no pueda escapar. 


Dolorosos y prohibidos. Collares que no aconsejamos son los metálicos, puesto que pesan mucho, hacen ruido que puede ser molesto para el perro, les tira del pelo y les pueden causar dolor. Son collares aversivos y junto a ellos incluimos también los de pinchos y de ahogo, que están totalmente prohibidos por ley, como los collares de descargas eléctricas.

Perros de tiro. El arnés proviene de los perros de tiro, concretamente del «mushing». Rodea el cuerpo del animal repartiendo la fuerza. Los arneses son muy aconsejables para cachorros, perros de tamaño pequeño y perros braquicéfalos (de nariz chata, ya que estos perros poseen vías respiratorias más cortas y les cuesta respirar por lo que es totalmente desaconsejable usar un collar con ellos).

Para el coche. También los usaremos en el coche, enganchando el arnés a la hebilla del cinturón de seguridad para tener al perro sujeto en caso de accidente. Siempre irá con un arnés pues si usamos un collar, si se produjera un golpe, el perro sufrir mucho daño en el cuello e incluso podría ahogarse.

Para que aprenda. Dentro de los arneses tenemos los «halti» o anti-tirones. Con ellos controlaremos al perro desde el pecho. Son collares de adiestramiento para enseñar al perro a no tirar y deberían ser utilizados hasta que el animal aprenda. Una vez desaparezcan los tirones, dejaremos de usarlo.

Cuidado con las rozaduras. El petral se parece al arnés, pero más simple y fácil de colocar. Sujeta al perro por el pecho y se cierra justamente detrás de los hombros. Algo importante a tener en cuenta es que no le apriete a nuestro perro de las axilas pues podría causarle rozaduras. Por lo demás tienen la misma función que los arneses y son aconsejables para los mismos tipos de perros.

Y, como siempre, ante cualquier duda, aconsejamos preguntar a un profesional.

Juego de Perros, Masaje terapéutico. En Juego de Perros nos dedicamos al masaje terapeútico canino mejorando la calidad de vida física, psicológica y emocional de tu perro. Siempre trabajamos en positivo procurando el mayor bienestar del animal. Nuestro fin es que vuestros perros se sientan lo más felices posible con el mejor cuidado, mayor amor y respeto hacia ellos.

Envía un comentario