Cómo ahorrar

El ahorro en la factura de la luz es uno de los objetivos más frecuentes en la mayoría de las familias. Unos pequeños consejos te ayudarán a conseguirlo.

CALEFACCIÓN Los termostatos te ayudarán a mantener la temperatura idónea: en invierno 20 grados centígrados. Purga los radiadores y evita poner ropa a secar en ellos.

LAVAVAJILLAS Úsalo a temperaturas moderadas, ponlo a carga completa excepto si tu electrodoméstico permite usar programas de carga media.

OLLA A PRESIÓN El uso del menaje eficiente es un buen aliado del ahorro. No desaproveches su calor marginal al apagar la vitrocerámica para terminar de cocinar.

AISLAMIENTO Si tienes que hacer reforma en casa, no dudes en colocar aislamiento térmico en los cerramientos exteriores y doble acristalamiento en lugar de doble ventana. Es más costoso pero el ahorro es mayor. Ahorrar agua no solo beneficiará a nuestros bolsillos, también al medio ambiente. El agua es un bien escaso y todos debemos usarlo de forma responsable.

GRIFOS Preferiblemente grifos monomando con difusores.

PLANTAS Intenta tener plantas autóctonas, porque están adaptadas al clima local.

CISTERNA Las cisternas con sistemas de doble descarga e interrupción de descarga suponen un ahorro de 6 litros cada vez que hacemos uso de ellas. Si no tienes este sistema, introduce una botella de agua dentro.

CIERRA EL GRIFO Siempre que te laves los dientes o te afeites, cierra el grifo, puedes llegar a ahorrar hasta 10 litros.

RECOGE EL AGUA Aprovecha el agua que sale mientras se calienta para regar por ejemplo. Hacer la compra y ahorrar es posible, si te marcas previamente algunas pautas.

MENÚ Elabora el menú de cada semana incluyendo las 5 comidas del día. Esto evitará que compres productos que no necesitas. REBAJAS Todas sabemos que son muy tentadoras, pero no nos dejemos llevar por nuestros impulsos. Usa las rebajas para algo provechoso y para tu objetivo: ahorrar.

ALIMENTOS Déjate aconsejar por tu frutero, pollero o pescadero, que te recomienden alimentos de temporada y frescos, conseguirás un doble objetivo: ahorrar y comer más sano. Organiza las cuentas de tu casa como si fueras una empresa.

INGRESOS-GASTOS Escribe en una hoja los ingresos de tu casa y escribe uno a uno los gastos fijos. Intenta dejar un margen de gastos para imprevistos. Cuanto mejor lo tengamos planificado todo, más probabilidades tenemos de salir airosos cada mes.

DINERO SEMANAL Organiza tus gastos por semanas y olvida el resto. Gastarás menos e incluso ahorrarás.

Envía un comentario