Cómo fortalecer el vínculo con tu perro

Todo aquel que convive con un perro sabe de la importancia de crear un fuerte vínculo entre los dos. No hablamos de que tu perro te haga caso sino de que te quiera, que quiera estar contigo, te respete y te siga hasta el fin del mundo. En este artículo Vanessa Becerro, terapeuta de Juego de Perros, nos da unas pautas para lograr reforzar ese vínculo de afecto con vuestro perro.

Por cierto, que se puede construir un vínculo fuerte en cualquier momento de la vida del animal, pero en perros adultos que ya hayan pasado por ciertas experiencias es probable que nos cueste más trabajo.

En primer lugar cubre sus necesidades. Tu perro debe verte como un proveedor de comida, agua, salidas a la calle, juego, ejercicio y cuidados veterinarios, entre otros.

Conoce a tu perro y respétale. Al igual que nosotros, ellos tienen sus propios gustos y preferencias. Observa a tu perro y aprende cuáles son los suyos. Procura proporcionarle aquello que le hace más feliz. Estudia también su lenguaje corporal. Ellos nos comunican muchas cosas con su cuerpo, sólo hace falta saber entenderlos.


Haz paseos conscientes con tu perro. Esto significa que mientras salís a pasear estés al 100 % con él, sin atender al móvil o distraído con otras cosas. Es importante dedicarle todos los días de 20 a 30 minutos de atención plena. Debe sentir que estás por él. Si comienzas a hacerlo pronto notarás una gran diferencia a mejor en vuestra relación.

Juega con él a juegos que le gusten y le motiven. Se trata de que os divirtáis los dos y que viva la experiencia como algo agradable. Déjale inclusive que sea él el que elija el juguete. Cuanto más disfrute y mayores experiencias agradables viva a tu lado, mayor  será el vínculo que se irá creando entre vosotros.

Entrena con él. Enséñale trucos y señales básicas de obediencia («siéntate»,  «túmbate» o «quieto»). Prémiale por sus éxitos con recompensas, como comida, juguetes o cariño. Sin utilizar castigos. Con el refuerzo positivo conseguirás que se sienta seguro y más unido a ti.

Llévalo contigo siempre que puedas. Cada vez hay más lugares «dog friendly» donde puedes ir con tu perro. Incluso puede que seas de los afortunados que pueden acudir a su trabajo con su amigo de cuatro patas. Es una buena manera de pasar más tiempo con él.

Utiliza las caricias, el masaje o incluso un cepillado agradable. Utiliza tus manos para darle por ejemplo un masaje relajante. Poco a poco irás descubriendo por qué zonas le gusta más. El contacto con tus manos aumentará el vínculo entre los dos y además obtendrás otros muchos beneficios, como por ejemplo que se deje manipular en otros momentos que lo necesites (al acudir al veterinario, en la peluquería,…)
Sobre todo sé paciente y persistente y ponle mucho amor, pues ellos lo notan.
¡¡Ánimo!!

       www.juegodeperros.com

Envía un comentario