Confía en tu sentido común: simplifica

Tenemos miedo a la sencillez. Pese a que conocemos su antídoto principal: el sentido común. Ocurre que solemos dejarlo arrinconado en casa: y no lo aplicamos ni a lo personal ni a lo profesional. Apunta esta hipótesis Jack Trout, en su libro El poder de lo simple. Y la contrasta con opiniones autorizadas como la de Henry Mintzberg, profesor de negocios en la Universidad de McGill. “El management es un fenómeno curioso: se paga generosamente, es muy influyente y está significativamente desprovisto de sentido común”.

El sentido común es la sabiduría compartida. Lo que pasa es que registra verdades obvias y preferimos pensar que hay una respuesta oculta más compleja. Y ahí está el error: en los negocios la solución obvia funciona, por ejemplo. Será por eso que tantos gurúes empiezan con una idea obvia, sencilla, simplona y luego la complican, para cobrar por ello.

El diccionario define el sentido común como la facultad que la mayoría de las personas tiene de juzgar razonablemente las cosas. O sea, sin prejuicios emocionales ni sutilezas intelectuales, según Jack Trout. El sentido común muestra las cosas como son realmente. Como un “supersentido” que orienta a los otros sentidos, a los ojos, los oídos y demás órganos de la percepción.

Pese a todo nos bombardean con la idea de que la evidencia de los sentidos no es correcta. Nos dicen que necesitamos más conocimiento, más información, “para tomar decisiones racionales”. ¿“Racionales”? ¡Pero si solemos funcionar de modo irracional! ¡Pero si compramos coches fabricados para rodar fuera del asfalto y en realidad nunca los ponemos a circular fuera del asfalto! ¿La gente necesita para la vida diaria estos vehículos 4×4? Realmente, no. ¿Por qué los compran? Porque todos los demás los
compran. ¿Qué tiene esto de «racional»?

Hay argumentos elaborados con cuidado y, a la par, aprovechando la confusión, hay supuestos falsos disfrazados de hechos. Trout pone el foco en ese tipo que comienza un postgrado y que, al poco de empezar, ya domina la jerga ratio riesgo/beneficio, casa-flow descontado. apalancamiento, valor esperado… Pues con el tiempo esa jerigonza podrá con él. Durante una visita a Harvard Business School, Ross Perot señaló: “El problema con ustedes es que a lo que llaman examinar el entorno yo lo llamo mirar por la ventana”.

4 pautas

Saca el ego de en medio
El buen juicio se basa en la realidad. Cuanto más se filtran las cosas a través del ego, más se alejan de la realidad.

Evita las ilusiones
Todos queremos que las cosas salgan de cierta manera. Pero las cosas se desarrollan frecuentemente fuera de nuestro control. El buen sentido común tiende a sintonizar con el rumbo que siguen las cosas.

Escucha mejor
El sentido común, por definición, se basa en lo que piensan los demás. Es el pensamiento que comparten muchos. La gente que no tiene sus oídos alerta pierde el contacto con el sentido común.

Sé algo cauto
Las cosas, a veces, parecen lo contrario de cómo son realmente. Se debe a que algunos intentan adaptarlas a sus intereses personales.

En suma: Confía en tu sentido común. Te dirá lo que tienes que hacer.

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario