Conscientes, atrapadas o resignadas

El psicólogo John Mayer distingue tres tipos de personas, por la manera en que tratamos nuestras emociones o las atendemos.

Personas conscientes de sí mismas
Según Mayer tienen una claridad emocional que se nota en todas las facetas de su personalidad. Son autónomas y seguras de sus propios límites. Tienen una visión positiva de la vida. Están psicológicamente sanas. Y cuando caen en un estado de ánimo negativo, salen de él, porque no se quedan atascadas dando vueltas sobre lo mismo. Su consciencia y su atención plena les ayudan a controlar sus emociones. En general gozan de una vida emocional más desarrollada.

Personas atrapadas en sus emociones
Se sienten desbordadas, esclavas de sus estados de ánimo. Son volubles, porque no son muy conscientes de sus sentimientos, y la falta de perspectiva les hace sentirse abrumadas y perdidas. Sienten que no pueden controlar su vida emocional y sin embargo no tratan de escapar de los estados de ánimo negativos.

Personas que aceptan con resignación sus emociones
No tratan de cambiar sus estados de ánimo tampoco, pero porque los perciben con claridad. Hay dos clases de resignados: los que están de muy buen humor, tanto que no tienen ganas de cambiar de estado de ánimo; y los que se quedan en lo negativo, y lo aceptan y no lo cambian: por ejemplo, la depresión.

Lo mejor es… tener conciencia de uno mismo. Para poder percatarnos de lo que sentimos con respecto a algo y no dejarnos arrastrar. Como si lleváramos un yo paralelo, capaz de ver sus desasosiegos, con más curiosidad que pasión. La idea es ser consciente de nuestros estados de ánimo y de los pensamientos que generan esos estados de ánimo, porque serán los que nos lleven a entrar en acción o no.

 

question-mark-2492009_1920 (2)

 

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario