¡Despierta a tu cerebro!

Perezosear cerebralmente tiene consecuencias. Los neurocientíficos han demostrado que el cerebro se puede entrenar. Unas pocas pautas pueden servir para comenzar.

clock-314350_1280

Los problemas ayudan: Problemas de aritmética básica, se entiende, puzles, crucigramas, sudokus y en esa línea. Su resolución hace que el cerebro se ponga a trabajar. Además, de paso, puedes aprender cosas nuevas.

ejercicio físico: Los neurocientíficos aconsejan empezar a muscular el cuerpo antes que a “muscular” el cerebro. No se trata de resolver problemas en posición de sentados. Lo mejor es ponerse en marcha. Pensarás mejor.

Un buen desayuno: Arrancar el día con un desayuno nutritivo tiene un impacto positivo en la capacidad intelectual. Los entendidos dicen que los niños que toman desayunos azucarados se desempeñan mejor en las clases, sobre todo en lo tocante a memoria y atención. Eso por no hablar de la energía que tienen. En general una dieta rica en nutrientes, antioxidantes y vitaminas siempre ayuda.

Ríe y triunfarás: Estudios diversos han constatado que las personas que ríen cada día resuelven mejor los problemas diseñados para el pensamiento creativo. Con medida, eso sí, que de lo contrario el humor puede distraer y robar rendimiento a las tareas no creativas.

Aprende alguna cosa nueva: Cada día. Porque la capacidad para aprender es crucial. Y es una habilidad que se ejercita. Prueba con tareas mentales divertidas como leer un libro difícil, aprender una lengua diferente, o hacer cosas con la mano contraria a la que habitualmente usas, desde comer a lavarte los dientes, o prueba a escribir un texto o tocar un instrumento. Empieza por las cosas menos difíciles. Será divertido y retador.

No hagas lo que no quieras: Suena anárquico, pero se refiere más bien al ejercicio para la memoria. Los expertos aconsejan dejar los problemas mentales si te aburren. Porque con lo que no se disfruta no se suele aprender nada.

Reduce las sesiones de tele: Los neurocientíficos –y el sentido común- dicen que cuando se ve la televisión el cerebro se relaja… Las ondas alfa del cerebro entran en un estado pasivo y el rendimiento general baja.

Envía un comentario