El corazón va primero

Imagina que eres un programador de personas. Todos lo somos, aunque no queramos, ni lo pensemos. Porque todos dependemos del espejo social, de las opiniones, percepciones y paradigmas de la gente que nos rodea. Sabiéndolo podemos reflejar para los otros una visión positiva de lo que son, podemos consolidar su guión como personas centradas en principios, basadas en valores, independientes y meritorias. Solo con mentalidad de escasez se puede pensar que nos empequeñecemos al proporcionar un reflejo positivo a los otros.

En algún momento en que dejaste de creer en ti mismo, alguien creyó en ti. Consolidó un guión positivo. ¿Marcó una diferencia? Seguro que sí.
Entonces, ¿por qué cuesta tanto ser un programador positivo y hay tantas personas tóxicas, intentando que los demás pierdan pie? Te propongo para este verano ejercer de programador positivo de personas, de inspirarlas a que tomen un camino superior cuando están en un momento bajo. No se trata de aliviar a las de responsabilidad, sino de creer, de animar a ser proactivo.
En liderazgo decimos que el corazón va primero, que hay que tocar las emociones primero y que luego viene lo demás. Empecemos a liderar invirtiendo en las cuentas emocionales de las personas: veamos a la gente según su potencial, no según sus hechos actuales y mucho menos según su pasado. Posibilitará que empleemos la creatividad en lugar de la memoria (con nuestros hijos, colaboradores, empleados).

Niégate a etiquetar y mira a las personas de una manera nueva. Goethe decía: “Trata a una persona tal como es, y seguirá siendo lo que es. Trata a una persona como puede y debe ser, y se convertirá en lo que puede y debe ser”. Lo que importa es hacer felices las vidas de otras personas: liderazgo como servicio, como influencia, como añadir valor a los demás, en lugar pensar exclusivamente en el reconocimiento. Necesitamos que nuestra vida tenga propósito y sentido, algo que la transcienda y saque a la luz nuestras mejores energías, como dijo Viktor Frankl. Recuerda: el corazón va primero. Te deseo un verano estupendo.

Daniel Martín

editor Vértigo

heart-762564_1920

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario