El patrón del éxito

“Es más poderoso quien tiene poder sobre sí mismo”. Séneca

 

Hay unas trazas comunes entre las personas que alcanzan el éxito: visión, disciplina, pasión y conciencia. Hablamos de personas que han influido en los demás, que hacen contribuciones importantes, que hacen que ocurran cosas. Con Stephen Covey.

Visión
Se trata de ver con el “ojo” de la mente lo que es posible en las personas, en los proyectos, en las causas y en las empresas. La visión se produce cuando nuestra mente relaciona posibilidad y necesidad. Antes fue imaginado y ahora se demuestra. Es la capacidad de la mente para crear: cuando se descuida, se cae presa de una tendencia atroz: el victimismo.

Disciplina
Consiste en el precio que hay que pagar para llevar una visión a la realidad. Va de coger los hechos brutales, duros y pragmáticos de la realidad y hacer lo que haga falta para que ocurran las cosas. La disciplina exige compromiso. Lo contrario es la “extravagancia”: sacrificar lo que importa en la vida por el simple placer del momento.

Pasión
Es el fuego, el deseo, la fuerza de convicción y el impulso que sostiene la disciplina. Es el fruto de poner la necesidad humana por encima del talento persona. La pasión surge de hallar y utilizar la propia voz para servir a grandes propósitos. Lo contrario es inseguridad y charlatanería. Ah, y la pasión incluye compasión, sobre todo en las relaciones y en las organizaciones.

Conciencia
Es el sentido moral interior de lo que es bueno y de lo que es malo, el impulso hacia el sentido y la aportación. Es la fuerza tranquila que guía los tres componentes anteriores. Y su contrario es el ego, siempre tirano y déspota.
¡¡¡Peligros!!!
Riqueza sin trabajo. Planes sin conciencia. Conocimiento sin carácter. Comercio sin moral. Ciencia sin humanidad. Adoración sin sacrificio y Política sin principios. Son las 7 cosas que nos acabarán destruyendo, según Gandhi.

 

 

Envía un comentario