El “salario de la ciudadanía”: sin necesidad de trabajar para vivir

¿A qué te dedicarías durante los próximos 20 años si te tocara el sueldazo de la ONCE? Ha conseguido el premio una persona de Alcorcón: 5.000 euros por mes, durante 20 años. Más 300.000 euros al contado. Ese sueldo asegurado por el azar me llevó hasta el “salario de la ciudadanía” o la renta básica universal que deslizan algunos futuristas. Y no faltan tantos años como podrías pensar…

Primero los hechos: el sorteo del fin de semana de la Organización Nacional de Ciegos ha proporcionado 300.000 euros a una persona de Alcorcón y la promesa de un sueldo de 5.000 euros al mes durante 20 años. Lo compró en el quiosco de Río Segre con príncipe Don Juan Carlos.

Economía «autorrealizadora»

La idea de una persona que se libera del estrés y la presión de ganarse la vida me conectó con uno de los escenarios de los futuristas del Proyecto Millenium. En ese escenario no es el azar sino la inteligencia artificial la que libera a los humanos de “la necesidad de un trabajo para ganarse la vida” y hasta de ganarse “cierto respeto como persona”. En su informe Estado del Futuro lo llaman “transición a la economía autorrealizadora”.

En la avanzadilla de paises con renta básica citan a Finlandia y Suiza. Y los Estados Unidos de América, con dudas iniciales por la financiación, y el Reino Unido. Se trata de ingresos complementarios. Es la alternativa para un tiempo en el que ni siquiera el crecimiento económico implicará mejores salarios ni más empleo.

Años 30 del siglo XXI

Será a mediados de los años 30. Para entonces el coste de la vida habrá bajado, gracias a las inteligencia artificial que abaratará servicios en las ciudades: residuos, transporte públicos… habrá materiales que durarán más, o sea menos reparaciones, y bajarán costes de construcción, fabricación, mantenimiento, agua, energía, medicamentos.

Habrá un “salario de la ciudadanía”, una renta básica universal para toda la población. Harán falta tres años de residencia mínimo, para evitar migración no deseada. Lo que más me seduce de la hipótesis es que despertará la creatividad humana más allá de cualquier cosa vista en la Historia. Esto es, que habrá más productividad. Lo que no habrá es todo quisque trabajando para el sustento básico.

Frente a los tecnófobos

Frente a la hipótesis de los tecnófobos o «neoluditas» de que las-máquinas-vienen-a-quitarnos-el-trabajo, la inteligancia artificial rebajará el coste de la vida y el humano se verá potenciado. Hasta los mayores de 65 serán un activo. Horizontes: 2030, 2040, 2050. Las máquinas liberarán. Y los sindicatos animarán a invertir en lo que te reemplaza: o sea, ese camionero que invertirá en la empresa de camiones autónomos, el taxista que tendrá acciones en los coches autónomos…

Ah y el Estado pagará la renta con los impuestos a todo lo new tech: inteligencia artificial general, internet de las cosas, biología sintética, realidad virtual, robótica…

La física computacional encontrará sustitutos para los recursos escasos y caros. Se reducirán los costes de operación del transporte, los edificios crearán su propia energía y la alimentación será más barata también por la robótica usada en la agricultura, la biología sintética.

Veremos…

Envía un comentario