Elecciones 10 N: mucho más azar que otra cosa

Si nos fijáramos en las infinitas cosas que no llegan a suceder, en lugar de las cuatro cosas reseñables que vemos de lo que sucede, aceptaríamos lo que está pasando en España y lo consideraríamos resultado de lo incierta que es la vida en general, y que no pasa nada por ello.

Por ejemplo en la política. Los medios de comunicación, despistados como sapos a la hora del apareamiento, contribuyen a la “ilusión” de que entendemos lo que pasa: con cuatro cosillas nos hacen un combinado intragable que deglutimos con más desgana cada vez. Pero ¡qué vamos a entender!, si hay mucho más azar que otra cosa.

Nos encantan las historias de grandes triunfos y grandes batacazos, y con eso le damos sentido a lo que tiene mucho de suerte. Pedro Sánchez, Pablo Casado, Albert Rivera, Pablo Iglesias y Santiago Abascal estarían más cerca de comprender cómo han llegado ahí, si esta noche pensaran en las cosas que no les han sucedido y que podrían haberles sucedido en los últimos años.

Porque, de lo contrario, unos creerán que volver después de que te arrinconen te da una pátina de invencibilidad; otros pensarán que todo tiene que ir a peor para que a ellos les vaya mejor y por tanto a España; algunos interpretarán que el mundo no está suficientemente evolucionado aún para valorarlos como merecen; otros supondrán que estaban llamados a hacer Historia y que llegará el día; y así… Más suerte que otra cosa.

Exageramos el poder de las aptitudes de las personas y subestimamos el papel del azar. Y lo medimos todo por los resultados a posteriori. ¿Que le fue bien a uno? Es que sabía lo que hacía. ¿Qué le fue mal? Menudos errores: sabíamos que iba a pasar. Por eso un héroe puede convertirse en villano en tres tardes, y a la viceversa. Y hay quienes se benefician de esa sensación falsa de inevitabilidad, y cobran otro bonus, y otro y otro.

Esta noche mira el debate pensando en lo que podría pasar y que no va a suceder. No te engañes y que no te engañen. Y el domingo piensa en lo que pasará con lo que votes y en lo mucho que no pasará con lo que votes. Entre lo mucho que pudo pasar y no pasó en la España reciente está incluso no tener democracia. Lo digo por si dudas entre si votar o no porque te parece que llevamos muchos procesos electorales. Res-pon-sa-bi-li-dad.

Envía un comentario