Empatía: esa desconocida

Aquí una habilidad de la que muchos hablan y que muy pocos llevan a la práctica en su integridad: la empatía. Mucho más que escuchar y que hacer. Es estar presente: atender a lo que el otro necesitay no a lo que piensa de nosotros.

La empatía va más allá de escuchar con los oídos, que no es poco. Va más lejos que escuchar con el entendimiento, que ya es una maravilla. La empatía consiste en escuchar “con el alma”. ¿Que cómo se hace eso? Pues vaciándote: poniendo todo el ser a escuchar. Notas cuando se produce porque se generan silencios maravillosos, porque captas de manera directa lo que tienes delante, algo más allá del oído y de la mente.

Si te ha pasado, sabrás de lo que hablo. El psicoterapeuta Carl Rogers decía que era una sensación “maravillosa”: cuando alguien te escucha de verdad sin juzgarte, sin responsabilizarse de ti ni querer cambiarte. Porque cuando empatizas así o empatizan contigo de esta forma percibes el mundo de
una forma nueva y entonces eres capaz de
seguir adelante, pase lo que pase.

En mis sesiones individuales la empatía da resultados sorprendentes: de pronto algo que parecía no tener solución ¡la tiene! Basta con escuchar con todo. Y lo irremediable de súbito tiene algún remedio, y depende de ti. Por eso dicen que la empatía es curativa, sanadora.

Obstáculos
Tendemos a dar consejos, nos precipitamos a tranquilizar, a ofrecer nuestra receta, nuestros sentimientos a quien sufre y nos necesita… ¡y eso no es empatía! Puede ser un obstáculo, de hecho. Hay varios:

-Dar consejos: “Creo que deberías…”. ¿Cómo es que no…?”.
-Entrar en una competición: “Eso no es nada comparado con lo que me sucedió a mí, escucha…”.
-Dar lecciones: “Va a ser una experiencia muy positiva para ti, verás…”.
-Consolar: “No es culpa tuya… hiciste lo que pudiste…”.
-Reducir: “Venga, ánimo, que no es para tanto…”.
-Compadecer: “Oh, pobrecilla, qué lástima…”
-Hacer un interrogatorio: “¿Cómo empezó todo esto…?”.

La empatía no va de hacer, sino de estar, de estar presente. Las personas no necesitan consuelo externo, necesitan que se las escuche, y así escucharse ellas, y encontrar su propia solución. En el Club de los Optimistas estamos empezando a practicarla. Infórmate y súmate cuando quieras (606430814 whatsapp).

logo Instructor cambios y emociones

 

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario