Entender las cosas mejor que los demás

Todos necesitamos un blanco al que dirigir nuestra imaginación (en vez de tanto dardo). Ese objetivo, que nos mantiene vivos, se consigue de dos maneras: con suerte o entendiendo las cosas mejor que la mayoría. La suerte es algo complicado de programar, así que mejor centrarnos en mejorar la comprensión.

La vida en el barrio, en el distrito, en la ciudad, en la Comunidad, en el país, el continente y el mundo… sería más llevadera si todos entrenáramos un pensamiento perspicaz. Pensar de forma simplista y superficial es fácil: al pensador de primer nivel le vale con una opinión sobre el futuro, una previsión favorable le hace pensar que lo suyo mejorará. Sin embargo, el perspicaz es profundo, complejo, enrevesado: ¿quién dice que habrá un escenario futuro y no varios? ¿Cuál sucederá? ¿Qué probabilidad tengo de estar en lo cierto? ¿Mis expectativas son distintas a las del consenso?

El inversor Howard Marks explica cómo funciona un pensamiento perspicaz: frente a quienes razonan en plan “se trata de una buena inversión, compremos acciones”, los perspicaces dicen “es una buena compañía pero todo el mundo opina que es una compañía fantástica cuando en realidad no lo es, por lo tanto la acción está sobrevalorada. ¡Vendamos!”.

El inversor Howard Marks explica cómo funciona un pensamiento perspicaz: frente a quienes razonan en plan “se trata de una buena inversión, compremos acciones”, los perspicaces dicen “es una buena compañía pero todo el mundo opina que es una compañía fantástica cuando en realidad no lo es, por lo tanto la acción está sobrevalorada. ¡Vendamos!”.

Otro ejemplo. El pensamiento básico: “La información indica que va a haber un entorno de bajo crecimiento y aumento de la inflación. ¡Deshagámonos de nuestras acciones!”. Frente al pensamiento perspicaz y su agudeza: “Las perspectivas son muy malas, pero todos los demás van a vender presos del pánico. ¡Compremos!”. Desde Vértigo queremos impulsar un movimiento para pensar con sensatez, con perspicacia. ¿Te crees capaz de pensar mejor que el consenso? Lo vas a notar en lo minoritario que te sientes a ratos: porque los pensadores simplistas piensan de la misma manera que otros pensadores simplistas y claro suelen llegar a parecidas conclusiones.

Envía un comentario