Historias de superación: Correr sin zapatillas… porque no tienes

A la niña filipina Rhea Bullos no le dio por el descalcismo por seguir la penúltima moda atlética occidental. Rhea consiguió recientemente tres medallas de oro, en 400 metros, 800 y 1.500 metros corriendo sin zapatillas porque no tenía calzado deportivo. Se puso unos esparadrapos, se pintó un símbolo de Nike en rotulador y le puso ganas. Su entrenador mostró las imágenes al mundo.

Es una de esas historias que parecen de ficción navideña, pero que a uno le gusta contar. Rhea, de 11 años, filipina, no renunció a correr en su competición escolar, pese a no tener zapatillas. Decidió competir con esparadrapos para proteger las zonas de mayor impacto en la carrera: los dedos, el talón, se vendó casi el pie al completo. Y para llamar la atención, o simplemente como un juego, pintó el símbolo de Nike en verde, con rotulador, sobre el esparadrapo del empeine.

“Me alegra que ganara, porque ha trabajado muy duro y normalmente los niños se cansan de entrenar porque no tienen calzado”, contó su instructor, Predirick Valenzuela, con el que solo llevaba trabajando un mes. Allí, en Filipinas, “el sueño de todo atleta es usar zapatillas con clavos. No tienen que ser necesariamente de Nike, solo se trata de tener una zapatillas decentes para poder competir”, compartió.

Urge una campaña de donación como mínimo de los descalcistas occidentales, con destino a los atletas emergentes de lugares como Filipinas, que desean correr calzados pero no tienen con qué. Una buena historia para todos los niños de España que tienen a Papá Noel y a los Reyes Mayos esclavizados de tanto encargo para estas fechas navideñas. Unas zapatillas para niñas como Rhea.

Un periódico, The Daily Guardian, ha publicado después unas fotos de la joven ya en una tienda de deportes probándose calzado deportivo nuevo. Supongo que sería el objetivo del entrenador. Conseguido, y nos alegramos.

Envía un comentario