Juegos de inteligencia con tu perro

Los beneficios del juego son incontables para tu perro: liberación del aburrimiento, eliminación del estrés y la ansiedad, aumento de la capacidad cognitiva, y ganancia de habilidades. Desde Juego de Perros esta semana nos proponen juegos de inteligencia. ¡A jugar!

Uno de los momentos que más disfrutamos con nuestros perros es el del juego. Podemos hacerlo de muchas maneras. Desde tirarle la pelota o el frisbee, hasta jugar a el «tira y afloja», pasando por el «pilla pilla» o utilizar el Kong. Hoy nos centraremos en los juegos de inteligencia. Al igual que el ejercicio físico, es importante y necesario que ejerciten también su mente.

En el mercado existen multitud de juguetes de inteligencia de muchos tipos. En la mayoría de ellos nuestro perro va a tener que utilizar su olfato. Los juegos más famosos son los tableros. Consisten en una tabla, normalmente de madera, que posee agujeros y correderos donde se guardan comida o chucherías. Estas quedan ocultas y cuando el perro utiliza su nariz y destapa, o mueve, de forma correcta la pieza que esconde la comida, aparece su premio.

Son parecidas las alfombras de entrenamiento con las que tu perro pasará un buen tiempo entretenido. Estas alfombras poseen distintos huecos y bolsillos donde esconder comida que  tu peludo buscará usando su olfato. Estas alfombras además vienen muy bien para perros glotones, o que comen muy rápido, pues al hacerles tener que buscar el alimento, les obliga a comer más despacio.

También tenemos comederos automáticos que poseen un botón. Cuando el perro acciona el botón el comedero le dispensa comida. Hay algunos en los que el botón es una pieza independiente que podemos ir moviendo por la casa, dejándolo cada vez más alejado del comedero.

Existen juegos de estrategia con diferentes niveles de dificultad. Uno muy conocido es el que posee tres recipientes giratorios situados en un soporte. Se trata de rellenar los recipientes con golosinas y hacer que tu perro descubra qué ocurre cuando los empuja y los hace girar.

No penséis que es necesario ir a la tienda a comprar para que tu perro tenga juegos interactivos. Si te gustan las manualidades puedes hacérselos tú con tus propias manos. Sólo necesitarás unos pocos materiales y tu imaginación. Uno muy simple es crear un laberinto con varias cajas de cartón en el que esconder snacks que él irá buscando.

Si no quieres echar mano de juguetes tan sofisticados hay otras formas de fomentar las capacidades intelectuales de tu perro. Una de ellas es esconderle golosinas, o sus juguetes favoritos, por distintas habitaciones de la casa y hacer que él los encuentre a la orden de «busca» usando su olfato.

También puedes jugar al escondite con él siendo tú el que se oculte en algún lugar. Algo importante es que juegues a lo que juegues empieces con algo fácil y vayas aumentando la dificultad a medida que tu animal vaya resolviendo retos. Prémialo por cada avance que haga. Así evitarás que caiga en la frustración.

En conclusión, es importante ejercitar a través del juego la mente de nuestros perros así que ¡¡a jugar!!.

Envía un comentario