La Comunidad se olvida de las mujeres y los menores en Móstoles, Alcorcón y Getafe en los buses nocturnos

Los buses nocturnos dejan ahora más cerca de su domicilio a las mujeres y menores de 18 años en Fuenlabrada, Las Rozas, Leganés, Parla, Pinto y Valdemoro. Por seguridad, para acortar trayectos a pie por la noche. Basta con que se lo pidan al conductor.

¿Y los menores y las mujeres de Móstoles, Getafe, Alcorcón y otras ciudades no incluidas en el proyecto piloto de la Comunidad? Pues a apurar el paso, como siempre, ante una presencia inesperada, unas voces, algún movimiento inquietante… porque los buses no harán en estas ciudades “paradas a demanda”. Móstoles y Alcorcón han protestado por la discriminación al Gobierno regional. Como haya algún suceso estos días…

—Móstoles es la ciudad de mayor población de la Comunidad de Madrid y el Gobierno municipal tiene un compromiso por la lucha contra la violencia de género y la seguridad de nuestras vecinas y nuestros vecinos— ha dicho el concejal de Seguridad, Convivencia, Cultura y Transición Ecológica, Álex Martín.

Por eso ha reclamado por escrito al consejero de Transportes, Movilidad e Infraestructuras, Ángel Garrido, que incluya a la ciudad en el proyecto piloto de “paradas a demanda”. Y se lo transmitirá en persona también, en una reunión prevista para el 18 de febrero.

En Móstoles, por ejemplo, hay dos líneas nocturnas interurbanas, la N 501 y la N 503 y, a diferencia de lo que ocurre en municipios tan cercanos como Fuenlabrada o Leganés, las mujeres y los menores de 18 años tienen que bajarse de noche en la parada fijada, no pueden pedir al conductor que los acerque lo máximo posible hasta su domicilio, dentro del itinerario.

En las líneas N 401 Madrid (Atocha) – Pinto – Valdemoro; N 802 Madrid (Atocha) – Leganés (Vereda de los Estudiantes); N 803 Madrid (Atocha) – Fuenlabrada (Barrio del Naranjo); N 804 Madrid (Atocha) – Fuenlabrada; N 806 Madrid (Atocha) – Parla; y N 903 Madrid (Moncloa) – Las Rozas – Monte Rozas las mujeres y los menores sí pueden bajarse, dentro de la ruta, en la ubicación más segura y cercana a su casa.

Le tienen que comunicar personalmente al conductor, con una parada de antelación, el lugar donde desean bajarse y esperar en la parte delantera del autobús, dado que tendrán que salir por esa puerta.

El criterio del conductor prevalecerá y los requisitos básicos son que haya una acera de al menos metro y medio de ancho, y que no se generen situaciones de riesgo: esquinas, cruces o bifurcaciones, paso de vehículos, mala visibilidad, glorietas, medianas, isletas o pasos a nivel y, por descontado, donde las normas lo prohíban.

En la primera semana de funcionamiento “la parada a demanda” se utilizó en 41 ocasiones. Cada 15 días la Comunidad recibirá informes del Consorcio de Transportes y de los ayuntamientos afectados. El proyecto piloto durará 3 meses.

Envía un comentario