La disciplina y el hacha que puede con todo

Cuando mi hijo mayor era un niño que se aburría yo le recordaba que era cosa de su desierto interior. Él no entendía nada, supongo. Era fin de semana, mi tiempo para afilar la sierra, para darle manduca a mi interior. Descanso activo. Tempranero. Esta mañana arranqué con dos series que me perdí en el estreno. Borgen, de política, y The Knick, de época, medicina y más.

“Un príncipe no debería tener otra preocupación o pensamiento que no fuera la guerra, su organización y su disciplina”, arranca Borgen, de la mano de Maquiavelo, tan socorrido y tan mal entendido a veces.

En The Knick, Clive Owen, con su voz original extraordinaria y tras una operación quirúrgica límite y fallida, dice para animar al equipo: “Y tras muchos golpes, aunque con un hacha pequeña, taló y derribó el roble de la madera más dura”. A veces no fallas tú, falla el procedimiento. Series para pensar, para aquilatar la sensatez.

Envía un comentario