La historia de Ángela

portrait-photography-657116_1920

A los 11 años a Ángela le diagnosticaron una grave enfermedad del sistema nervioso: dejó de caminar y tenía dificultad para mover el resto del cuerpo. Los médicos le auguraron, fiados a la estadística, que pasaría el resto de su vida en silla de ruedas. Ángela, capaz como una guerrera, estaba decidida a caminar; se lo decía a todos los que querían escucharla. En un hospital de la Bahía de San Francisco, la adolescente pugnaba por andar con ayuda de las mejores terapias. Los facultativos estaban impresionados por la confianza y el espíritu de superación de la chica. Le enseñaron a imaginar los movimientos: con independencia de los resultados, imaginar le daba esperanzas y además… ¡la mantenía ocupada! Ángela afrontaba cada día como si fuera a caminar: terapia física, piscina y mucho trabajo mental: se veía moviéndose, moviéndose, moviéndose. Un día estaba afanada con su visualización cuando pensó que se estaba produciendo el milagro: La cama se movió y ella también. “¡Mirad lo que estoy haciendo!”, gritó Ángela con entusiasmo. “¡Me muevo!”. En el Hospital todo el mundo gritaba y corría; las máquina se caían, los instrumentos se rompían. Se estaba produciendo un terremoto. Los terapeutas no le hablaron del origen de aquello. “Está convencida de que fue ella la que consiguió moverse”, comentaban. Han pasado los años y Ángela camina sin silla de ruedas, ni muletas siquiera. ¿Os extraña? Alguien que es capaz de que la tierra tiemble de San Francisco a Oakland, ¿Cómo no va a superar una enfermedad tan tonta? Me encanta esta historia de Hanoch McCarthy. Feliz noviembre sin límites.

Daniel Martín,
Coach y editor de Vértigo

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario