La revolución pendiente: lo que deseas de verdad

Una pequeñísima parte de lo que eres, de lo que haces y de lo que tienes te da el 80 por ciento de la felicidad, la seguridad y la importancia que necesitas. El resto es fusca. Tiene que ver con lo que deseas de verdad.

Hay una revolución pendiente y nadie la va a hacer por ti: la revolución del tiempo. Puedes hacer la revolución en vida o puedes ser otro más de los que anima al resto como prota en el tanatorio (“fíjate, se murió sin hacer lo que quería; la vida que llevamos no merece la pena…”).

O puedes empezar ya, tachando cosas que abaratan tu tiempo: 1) Cosas que los demás quieren que hagas y tú no: para qué estudiaste el 80 por ciento del día si lo que querías era dedicarte al fútbol o viajar: ahora eres un profesional desganado y un aventurero frustrado. Más…

2) Cosas que no te gusta hacer: solo un humano se resigna al infierno de un trabajo con el que no goza y con el que no gana lo que desea. Si un ciervo pudiera saber que hay tanto león acechando, cambiaría de vida. Bambi revolution.

3) Cosas que no se te suelen dar bien, y que sigues intentando, por terquedad.

4) Cosas que siempre se quedan a medias: otra vez vas a empezar la dieta, el gimnasio, aquel libro… la limpieza general, jeje.

5) Cosas que ya te han llevado el doble del tiempo que preveías: la perseverancia es una plaga…

6) Cosas en las que te ayudan personas que no son de fiar. No se pueden hacer buenos negocios con malas personas.

7) Y entretenimientos que atontan: esa tele encendida porque sí, un 80 por ciento del tiempo en las redes sociales y más.

Y ve revisando la lista de cosas con las que das un alto valor al tiempo.
Por ejemplo: 1) Cosas que te permiten avanzar hacia tu objetivo en la vida. Yogi Berra, maestro de la paradoja y catcher de béisbol, decía: “Si no sabes hacia dónde te diriges, tal vez no consigas llegar”.

Continuará…

Envía un comentario