La toma de temperatura corporal por personal no sanitario vulnera la ley: habrá picaresca con las indemnizaciones

Mi hijo pequeño en estado normal tiene la temperatura corporal mas elevada de lo común. Cada día de camino a la piscina, con el solazo de las cinco de la tarde, vamos inquietos por si el aparato de infrarrojos con que nos miden a la entrada marcará por encima del límite. Entre las medidas para evitar la propagación de la covid-19, está el uso generalizado de pistolas que miden la temperatura del cuerpo apuntando a la frente. En el cine, en las piscinas, a la entrada de algunos centros comerciales, en los espacios compartidos en hoteles y otros alojamientos.

Los expertos advierten: que te tome la temperatura personal no sanitario vulnera el reglamento general de protección de datos que se aplica en la Unión Europea. Y si te impiden entrar y reclamas, la empresa tendrá que indemnizarte. Comunicar ese dato a un tercero es motivo de sanción también.

En los hoteles, por ejemplo: no te pueden impedir el acceso a un espacio por ese simple dato, ni obligarte a guardar cuarentena. Es insuficiente para abrir un protocolo por covid-19. Todo se apoya en la buena voluntad del cliente.

El dato de la salud entra en una categoría especial y no se puede acceder sin ser personal sanitario. Salvo que haya una normativa aprobada específicamente que lo permita. Lo podría hacer el Ministerio de Sanidad, pero de momento no lo ha hecho.

La Agencia Española de Protección de Datos avisó hace semanas: medir la temperatura a un cliente puede vulnerar sus derechos.

¿Y entonces? Personal sanitario
Las empresas deberán acompañar la toma de temperatura de otras medidas: personal sanitario que puede evaluar si la persona tiene síntomas de padecer la covid-19. Los expertos en protección de datos advierten de que habrá picaresca: gente que forzará que le impidan la entrada para así reclamar y conseguir indeminación. Por ejemplo, si te echan de un hotel.

Donde sí está avalada legalmente la toma de temperatura es en los centros de trabajo, por la ley de prevención de riesgos laborales.

Envía un comentario