Los feriantes, ¿imperturbables?

Las verbenas de las fiestas patronales son imperturbables, por eso nos gustan tanto: con su orquesta casi siempre mejorable, sus barras para beber y la feria y esas atracciones en que solo cambian los iconos pintados ful: Patrulla Canina y Bob esponja junto al superimperturbable Mickey hoy decoran los cochecitos, el pulpo o la rana, Spiderman en las colchonetas, Schreck en los hinchables. Imperturbable es que mejora con los avatares del tiempo.

Hacía tiempo que no veía la famosa Olla, Olla Loca, donde estuve veraneando, con unos 40 jóvenes por tanda dando vueltas como si el speaker estuviera cocinando guisantes: arriba, abajo, en círculo, más rápido, más despacio. Pensé que había desaparecido: yo lo disfruté y reí hace 30 años con el mismo artilugio. Y ahí sigue. A 3 euros por persona, 100 euros de cash por cada trayecto mínimo, 8 viajes por hora, 4 horas mínimo por día durante 4 días… Concepto olla o cazuela: imperturbable. Y los coches de choque.

Si quieres un negocio, mejor que una tienda de vapor para engañar a la nicotina, cómprate una cazuela o una pista de coches de choque y ponte en ruta. Ya sé: tendrás que negociar con los feriantes, viajar mucho, y dormir cerca para cuidar tu atracción. Lo importante: los nacidos en el siglo XXI también adoran y disfrutan estas atracciones de feria. Les une a este tiempo: la música que suena, de absoluta moda.

Por cierto, en Móstoles actúa Camela durante estas fiestas. Camela ¿imperturbable?

Envía un comentario