Mi pensión

Hace un par de meses, en un arrebato de pesimismo al pensar en la jubilación, contraté un seguro de ahorro. Parece triste tener que hacerlo casi por obligación ya que el panorama veinte años adelante se nos complica para poder vivir de una pensión pública al mismo nivel que hacen nuestros padres hoy. Pero al contrario la sensación es muy positiva. Pensar en tener la posibilidad de poder preparar hoy el futuro es alentador.

Guardar hoy estos muchos poquitos durante unos años, conseguirá que cuando tenga que cobrar una pensión se redondee la cifra y no tenga que preocuparme en exceso por el dinero. Que nadie se asuste: el sistema público de pensiones perdurará y en veinticinco años será suficiente para subsistir. Lo que guardo hoy no será para pagar la luz; será para tomar una cerveza, pagar el gimnasio, o salir de viaje de vez en cuando. En definitiva, para no tener que pasar el tiempo mirando obras.

No hay duda de que en veinticinco años habrá algún tipo de pensión pública, no hay duda de que si queremos vivir sin preocupación hemos de complementar esta pensión de manera privada, pero las dudas arrancan en la fórmula para hacer un fondo suficiente, y, en la medida de lo posible, obtener alguna rentabilidad a nuestro dinero. Cuando nos acerquemos a algún experto, nos hablará de PIAS, SIALP, CIALP, planes de pensiones, PPA, Unit Link, fondos de inversión… Todo un universo de sistemas de ahorro, todos diferentes, esperando a ser elegidos. Solo hay que tener precaución con quién nos lo explica: si un profesional del seguro, o aquellos que nos hicieron la hipoteca con cláusula suelo, o nos colocaron sus preferentes. ¡Ojo! Es tu futuro.
Ángel del Amo,
mediador de seguros

 

hand-588982_1920

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario