Mujeres valientes: “A veces me faltan fuerzas para seguir adelante”

Si hubiera un lugar para las mujeres-valientes-que-no-saben-que-lo-son, ahí estaría Verónica (prefiero ocultar su nombre real). Esta mujer sonriente y de manos fuertes, se quedó sola con su niña y su niño muy pequeños en Móstoles, en esa etapa en que toda ayuda es poca. El cobarde puso mar de por medio y ahí quedó ella con un trabajo inestable de limpiadora, la rebeldía de los hijos que crecen, y el ansia por asegurarles un mañana mejor. Hace unas semanas me la crucé en la Renfe. Estaba agobiada.

“Estoy cansada de no saber si voy a tener trabajo la semana próxima. Y lo que me ofrecen es por la tarde y yo no quiero dejar a los niños solos. A veces me faltan fuerzas para seguir adelante”, me contó al pie de las escaleras automáticas. Un suceso reciente en el piso de al lado le sacó miedos de protectora. “¿Y si les pasa algo?”, dijo. Así que por temporadas va a un centro sanitario y, en las horas disponibles, limpia en casas, a veces de punta a punta de la región.

Cosas corrientes como que los hijos peleen entre ellos y se ridiculicen en casa se puede convertir en algo irrespirable cuando estás cansada y no sabes qué va a ser de tu vida en las próximas semanas: si podrás pagar el alquiler, si podrás llevarlos algún día a la piscina que les gusta tanto. “Hay tardes en que tengo ganas de asesinarlos”, dice. O pospones la visita de los amigos de los niños a casa porque no quieres que vean tus apreturas, que la casa es muy pequeña y otros detalles sin mayor relevancia. “Es que no quiero que mis hijos sufran con algún comentario”.

Verónica disfruta mucho cuando la hija mayor sueña. Y le gustaría retrasar un poco más la llegada del wifi a casa. “Necesitan internet para las tareas pero a mí me cuesta lo de la informática y sé que hay muchos peligros”, dice.

Si tuviera que apostar por que esta mujer y sus hijos saldrán adelante y conseguirán cosas que ahora le parecen impensables, lo haría sin dudarlo. Hoy quiero simplemente hacer un reconocimiento público, a través de Verónica, a esta estirpe de mujeres valientes que están dando a sus hijos unos valores que no caducan, en unas circunstancias muy complicadas.

Por cierto, hay una web dedicada a las mujeres valientes, que me parece muy interesante. Mujeres valientes

Envía un comentario