No esperes a que un infarto te cambie la vida

Vive desde hoy con la intensidad calmada del que ya ha sufrido un ataque al corazón. Prepárate como si la vida media de tu profesión fuera de dos años. Supón que los demás pueden oír lo que dices de ellos. E imagina que cada tres meses haces balance…

suit-673697_1280

Somos cuerpo, mente, corazón y espíritu. Lo dice Stephen R. Covey. Maestro –le llamaría gurú si la palabra no apestara de tanto mal uso. Y en su libro El 8º hábito. De la efectividad a la grandeza (Paidós), ofrece cuatro principios para tener una vida más equilibrada y poderosa.
a. Para el cuerpo: Vive como si hubieras sufrido ya un ataque al corazón. Hablamos de intensidad, calma y relatividad. No esperes a que el infarto te cambie la vida. Cámbiala de forma preventiva.
b. Para la mente: Prepárate sabiendo que la vida media de tu profesión es de 2 años; sí, prepárate en consecuencia, sin miedo a los cambios.
c. Para el corazón: Supón que los demás pueden oír lo que dices de ellos, y habla en consecuencia. Déjate de distracciones.
d. Para el espíritu: Imagina que cada tres meses te encuentras con el creador, y vive en consecuencia. Si lo prefieres, cambia el “creador” del que habla Covey por la imagen que mejor te encaje; haz balance, en definitiva.
Al cabo todo se reduce a cuatro grandes necesidades: vivir (cuerpo), aprender (mente), amar (corazón) y dejar un legado (espíritu). Y sus manifestaciones más elevadas son la disciplina, la visión, la pasión y la conciencia. Cuatro dimensiones que confluyen en lo que se será la expresión de nuestra voz.
Por cierto que Covey habla de visión en el sentido de ver con el ojo de la mente lo que es posible en las personas, los proyectos, las causas y las empresas. De la disciplina dice que es el precio de traer la visión a la realidad, o sea hacer lo que sea necesario para que sucedan las cosas. La pasión es el fuego, el deseo, la fuerza, la convicción y el impulso que sostiene la disciplina para alcanzar la visión. Y Covey define la conciencia como el sentido moral interior de lo que es bueno y lo que es malo, el impulso hacia el sentido y la aportación.

“El 8º hábito”,
Stephen R. Covey

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario