“¡No tiene coj… Que salga!”

Simpatizantes de Ciudadanos y los tres concejales que les quedan en Móstoles esperaron hoy a la salida del pleno al otro edil que acababa de dejar el grupo. “¡No tiene cojones. Que salga el trabajador!”, dijo una persona. La policía local no quitaba ojo. Y el aludido…

El aludido, César Ballesteros… no salió por donde todo el mundo. Se marchó por la escalera de emergencias. Desconocemos si es la salida para los concejales no adscritos.

—Si yo tuviera la conciencia tranquila, sí saldría —dijo una mujer del grupo de simpatizantes de Ciudadanos Móstoles.
—¿A quién esperáis?
—Al señor tránsfuga —dijo alguien más.

Risas nerviosas. Enfado. Se acaba de celebrar el pleno por el que se certifica que Cs Móstoles se queda solo con 3 concejales, porque los otros dos que prometieron su cargo desde las filas naranjas hace 8 meses seguirán el mandato como concejales no adscritos: el aludido Ballesteros y Sara Isabel Pino, que no acudió a la sesión.

—Es tan cobarde que se ha ido por la puerta de atrás… A partir de ahora en todos los plenos nos vamos a poner aquí —comentó otra persona del grupito.

La sesión fue rara. Las palabras duras que se escucharon en el pleno contrastaron con la ligereza general: como si no importara demasiado lo que estaba ocurriendo.

Cuando la alcaldesa fue dando el primer turno de intervenciones a los distintos grupos y todos declinaron intervenir aquello pareció el “paso” de una partida de mus. Hasta que llegó el turno del portavoz de Ciudadanos, José Antonio Luelmo, el más ofendido, y habló de “pena”, “vergüenza”, “mal endémico”, “patología”, “deslealtad”, “falta de compromiso” y por supuesto de “transfuguismo”.
—Al menos uno de nuestros dos ex compañeros hoy no ha sufrido indisposición ni síntomas de enfermedad —dijo Luelmo para referirse a las ausencias de los plenos de los ahora concejales no adscritos, y de las comisiones y de las reuniones de grupo.

—Quiero aclarar que el compromiso con los ciudadanos no ha cambiado (…) y que ha sido un paso muy difícil porque aquí acaba nuestro futuro político —contestó el aludido—. Creo que la decisión tomada es la correcta y ahora vamos a trabajar por los mostoleños sin esperar la llamada de Madrid para ver qué se vota”.

En el PP hablaron de “retorno al oscuro pasado de Móstoles”. En Más Madrid – Ganar Móstoles pusieron nombres y apellidos a los dos primeros “tránsfugas”: Mariano Bonilla y Carlos Gallo, del PSOE, a finales de los noventa. Y mencionaron hasta el «tamayazo» en la Comunidad de Madrid. La alcaldesa, de cierre de la sesión, añadió un nombre a la lista de “tránsfugas”: Dolores Langa, que se presentó en la lista del PP como independiente y que se fue al Mixto, cuando los populares estaban en la oposición.

Las dos concejales de Unidas Podemos, que gobiernan con el PSOE, no hablaron en ninguno de los turnos. Tampoco los dos de Vox.

Envía un comentario