Nuevo DS 3. Chic & Único

O el estilo parisino sobre ruedas. La flamante marca de vehículos DS, refinada y tecnológica, ha conseguido con el nuevo DS 3 la culminación del estilo. “Es un vehículo distinto a todos los demás y su carácter se manifiesta a través de creaciones originales: el techo flotante, el alerón de tiburón que dinamiza su silueta…”, expresan sus creadores.

citroen DS

El nuevo DS 3 luce una tableta táctil en el salpicadero, de 7 pulgadas, en color y que da acceso a la navegación GPS, la radio, la música, internet y la conectividad con el smartphone.
Lleva tecnología de ayuda para estacionar, para arrancar en pendiente, y cámara de visión trasera. Más un sistema de frenado que evita choques a menos de 30 km/h mediante un sensor láser en la parte alta del parabrisas, que disminuye la velocidad al detectar a otros vehículos muy cerca.
Los faros del nuevo DS 3 combinan la tecnología LED, en tres módulos de iluminación engastados como piedras preciosas, y la tecnología xenón con intermitentes secuenciales. Estilo también en el interior, en cuero granulado y nappa, según la versión.
En el nuevo DS 3 la elegancia no es incompatible con la funcionalidad: 5 plazas y un maletero de 285 litros.
Y existe un DS 3 Cabrio que abre y cierra el techo de lona en 16 segundos, incluso circulando hasta a 120 kilómetros por hora.
Comercial Citroën
Antigua Carretera de Extremadura KM 21.400 Móstoles Tel. 91 647 22 44

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario