Oir la vida como nunca

Mayte Sánchez lleva media vida dedicada a reducir los efectos de la pérdida de audición. Profesional, empática y generosa, Mayte ha conseguido que personas de todas las edades oigan la vida como nunca. Ha “salvado” matrimonios ante el ultimátum de las mujeres a sus maridos: “O se pone los audífonos o me divorcio”. Ha introducido esperanza en viudas y viudos recientes. “Al faltarles su pareja se dan cuenta de que no eran conscientes de la pérdida real de audición, porque su pareja les decía Han llamado a la puerta y así con todo, y de pronto tienen que ir al mercado y no oyen, atender la puerta, el teléfono… y se les hace muy cuesta arriba”. Y mayoritariamente ha ayudado a romper el tabú que existe sobre llevar un audífono, por miedo a que piensen que eres diferente a los demás; ella, en esa tesitura, les habla de que lo inteligente ante un problema es ponerle una solución y que es mejor escuchar a la primera con unos aparatos -minúsculos por cierto- en los oídos, que no tener que preguntar cuatro o cinco veces para enterarse, o directamente evitar la conversación.

Ahora con sus propios centros de audición, AudioConfort, en Móstoles y Fuenlabrada, Mayte ayuda a niños, adolescentes, jóvenes, adultos y mayores. En Móstoles, con la ayuda de su hija Noelia en la recepción, facilita que la gente entre -“no es fácil”-, se decida y pruebe. Recuerda casos emocionantes, como el de esa adolescente que al ponerse los audífonos sonrió y dijo: “Ha pasado una ambulancia cerca”. Su madre rompió a llorar… y no fue la única.

Momentos emocionantes en un trabajo que todavía no tiene la relevancia social que merece. “Tú nos cambiaste la vida, Mayte; él no quería, no quería”, recuerda, de un matrimonio, muestra de esos clientes fieles que la han seguido allá donde se ha instalado esta profesional desde que en 1998 empezó con la audición, en una óptica. “No había tantos centros auditivos como ahora y en las ópticas se adaptaban audífonos, sin la profesionalidad de hoy pero con muchas ganas”, memora Mayte, que luego se tituló como audioprotesista.

Su bagaje en Gaes, donde dirigió, formó equipos y abrió brecha incluso como asociada, le ha servido para que hoy todas las marcas quieran trabajar con ella, con confianza. Está encantada, pese a que “cuesta mucho más llegar al mismo objetivo con tu propia empresa, pese a hacer el mismo trabajo y con una mejor relación calidad-precio”, reconoce. Da igual: Mayte y su equipo tienen mimo, ganas y experiencia como para ganarse al cliente más esquivo. Basta escucharlas y verlas trabajar.

Unos efectos “invisibles”
Consignamos aquí los efectos que tiene la pérdida de audición, aunque socialmente sean “invisibles”. Efectos físicos: no oír con claridad provoca frustración; el esfuerzo por escuchar produce cansancio; y no entender lo que dicen genera irritabilidad. Efectos psíquicos: no poder comunicarte conduce al aislamiento; el aislamiento genera sensación de soledad; y la soledad es una de las causas de depresión. Y efectos cognitivos: la falta de estimulación afecta a la memoria; influye sobre la capacidad de prestar atención; y genera problemas para procesar información.

Audioconfort Móstoles está en la avenida Dos de Mayo, 21 (tel.: 91 828 23 77).
Audioconfort Fuenlabrada está en la calle Leganés, 30 (tel.: 91 832 49 76).

 

foto audioconfor reto

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario