Pastillas para héroes

personal-assistant-1253695_1280

Hay un poema de Kipling que podría regalarse como un complemento energético. Homenajea al héroe cotidiano, capaz de mantener la cabeza en su sitio cuando todo el entorno la ha perdido y le culpa a él; a ese héroe que sigue creyendo en sí mismo cuando todos dudan y que a la vez acepta que los demás tengan dudas; a ese individuo que espera, que sueña sin dejarse dominar por los sueños, y que sabe que el triunfo y el desastre son dos impostores. Las pastillas Kipling nos recordarían que hay que estar preparado para ver cómo otros destruyen aquello por lo que has dado la vida… y remangarse para reconstruirlo con las herramientas que tengas a mano. Porque hay veces en que hay que arriesgarlo todo en una sola jugada y empezar de nuevo si se pierde, sin victimizarse con la pérdida. Y resistir. Sí. Que ni amigos ni enemigos puedan herirte y que todos puedan contar contigo pero ninguno demasiado. Pastillas Kipling. Pastillas para héroes. Próximamente…

Daniel Martín
Editor de Vértigo

Envía un comentario