«Perros» que se dicen «lobos»: la estabilidad no es libertad

Hay “perros” que se creen “lobos” de tanto como se han autoconvencido de que son libres. Una vida tranquila y segura no está mal, está bien incluso, pero la libertad es otra cosa. La libertad no es esa estabilidad tan inestable que se acaba en cuanto desaparece tu “dueño”. Lafontaine lo cuenta con una fábula inolvidable…

La fábula, revisitada por un adulto al grano, va de un lobo hambriento que se topa con un mastín reluciente. El lobo no está para peleas feroces así que se acerca y pregunta al perro qué hace para estar así. Sígueme y tendrás la vida que yo tengo, le invita el mastín. El lobo pregunta qué tendrá que hacer. El mastín le quita importancia: Cuidar del amo, querer a los dueños de la casa, complacerlos. Con eso, basta para tener las sobras de pollo, carne, fruta y verdura, y cariño. El lobo lo acompañó y de camino a la casa del mastín se dio cuenta de que tenía el cuello pelado. ¿Qué es eso del cuello? Nada. Una tontería. Será la señal del collar con el que a veces me atan. ¿Atado?, se sorprendió el lobo. ¿No puedes ir adonde quieres ir?, preguntó. No siempre, pero ¿qué importa?, soltó el mastín. El lobo se dio la vuelta y se marchó por donde había llegado, hambriento y libre.




Primero una salvedad evidente pero de la que quiero dejar constancia: cualquier parecido con el mundo animal es pura coincidencia. Desde Vértigo pretendemos hoy llamar la atención de los “perros” que casi convencen a los “lobos” de que están en libertad. Pero que llegado el momento, esa calma y esa supuesta estabilidad no sirven de entrenamiento para sobrevivir: y pereces.

Viene otra crisis, dicen. Si eres un “perro”, tendrás en cada crisis más miedo que en la anterior y aprenderás nada. Te quedarás con las migajas que te ofrezcan. Atrévete a ser lobo: libre, quizás hambriento por una temporada, pero cada vez más fuerte y preparado para lo que venga. Nadie dijo que la vida fuera fácil. Tampoco que la incertidumbre sea mala y vaya necesariamente en tu contra. Tengo ejemplos, muchos ejemplos.

Envía un comentario