Principios educativos para el siglo XXI

La sociedad del siglo XXI requiere un ciudadano nuevo, con competencias inéditas: proactivo, creativo, innovador, reflexivo, crítico, capaz de resolver problemas distintos, flexible, adaptado y con unas habilidades socioemocionales que forjarán una personalidad sólida y capaz de hacer frente a las dificultades que se le presenten en su desarrollo como persona.

principios educativos

Lo dice el prolijo informe 20 Claves Educativas para el 2020, de la Fundación Telefónica, y pone al sistema educativo en la pista de una nueva realidad. Apuntamos algunos principios de los modelos educativos del nuevo milenio:

-Lo que enseñan los maestros no es lo que los estudiantes aprenden: hay que aceptar la participación del inconsciente en el aula.

-La tecnología no reinventa la pedagogía; como mucho, la desarrolla y consigue hacer algo que antes no se podía.

-Enseñar no es contestar preguntas: enseñar es ayudar a la gente a hacerse preguntas. Las tendencias apuntan a una pedagogía más a partir de preguntas que a partir de respuestas.

-Con la tecnología debe tomar fuerza el método centrado en aprender a partir del planteamiento de un problema. Así, el conocimiento será el resultado de un proceso de construcción entre estudiantes y docentes.

-La adaptación del sistema educativo al mercado laboral no debe centrarse solo en los aspectos para generar riqueza material. Las pedagogías sensibles juegan un papel esencial.

-Urge un sistema educativo de todos, fruto de un trabajo colaborativo: de profesores, padres, agentes sociales y que la sociedad entera participe, a través de comisiones mixtas.

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario