¿Qué salsa secreta puedes traer a la mesa?

Sí, sí, estoy hablándote a ti, lector. ¿Cuál es tu ventaja diferencial? Ese algo en lo que eres un experto, esa afición que te hace tan especial o esa pasión tuya por una causa. Ahí están los cimientos de una organización o un club.

Me encanta la historia que cuenta Keith Ferrazzi de cuando intentó influir en su comunidad, recién llegado a Chicago. Le pidió a la gente que le presentara a sus amigos en la ciudad. Fue conociendo y preguntando a qué organización se podía adherir para participar de lleno en la vida de la ciudad. Pero nadie lo tomó en serio. Los clubes privados no lo admitían, y Ferrazzi no quería conformarse con un consejo alternativo. “Quería ser un activista, influir en la comunidad”, recuerda

Así descubrió que todos los clubes están basados en intereses comunes: un trabajo, una filosofía, una afición, un barrio y hasta una generación. La clave es: tenemos-razones-para-pasar-tiempo-juntos. Ferrazzi incita a dar el paso: ¡Funda una organización e invita a quienes quieras conocer! Empieza con amigos y de ahí a amigos de amigos. Y la gente interesante se multiplicará.
Arranca, preguntándote: ¿Qué salsa secreta puedo traer a la mesa?salsa-1670402_1920

Envía un comentario