Sencillez inteligente

“En casa tengo dos televisores. ¿Por qué? Para no tener que cooperar con mi esposa. Para no tener que imponerle intercambios a mi mujer. Y trato de no imponerle intercambios a mi mujer, porque la quiero. Si no amara a mi esposa, un televisor sería suficiente. ¡Puedes ver mi programa favorito! y, si no te gusta, ¿qué tal si coges un libro o la puerta?”. ¿Sorprendente? Pues así tratan de progresar el mundo y las organizaciones.
La tesis es de Yves Morieux, que ha dinamitado los enfoques tradicionales del liderazgo. Dicen que cuanto más nos estimamos entre nosotros, más evitamos la verdadera cooperación, porque forzaría nuestras relaciones al imponer duros intercambios. De modo que evitamos la confrontación o elevamos la decisión a un arbitraje superior. Muchos directivos de hoy no quieren darse cuenta: los enfoques del pasado no sirven para los nuevos tiempos. No funcionan ni el enfoque departamental ni el de los sentimientos impuestos. Ante un problema, ya no sirve crear un nuevo departamento, un nuevo ministerio, un nuevo hueso para el esqueleto: eso duplicaría los problemas. Y tampoco sirve decir a la gente que debe quererse, llevarse bien, por decreto.
Entonces… ¿Cómo podemos manejar la complejidad del mundo sin complicarnos?, se pregunta Yves Morieux. Creando más valor con menos coste. Mejorando el rendimiento y la satisfacción. La verdadera batalla de los líderes no es contra los competidores. ¿Acaso nos reunimos con los competidores para luchar contra ellos? La verdadera batalla es contra nosotros mismos, contra nuestra burocracia, nuestras complicaciones. Marchando una de reglas para la sencillez inteligente:

Regla 1: Entiende lo que hacen los otros. Ve más allá de tus prejuicios.

Regla 2: Refuerza los integradores: no se trata de las oficinas intermedias, se trata de poner a todos los managers cerca de la acción, para que dejen de añadir complejidad con sus métricas e indicadores. Crecer no significa complejidad.

Regla 3: Aumenta la cantidad de poder, para que todos usen su inteligencia. Se debe dar más cartas a la gente para que sientan que tienen la masa crítica de cartas y corran el riesgo de cooperar, de salir del aislamiento. De lo contrario, se aislarán, se desentenderán.

Regla 4: Extiende la sombra del futuro para que todos entiendan la sombra de sus acciones.

Regla 5: Incrementa la reciprocidad, eliminando barreras que nos hacen autosuficientes. Quita el segundo “televisor” del trabajo. No da valor: solo produce autosuficiencia disfuncional.

Regla 6: Recompensa a los que cooperan y castiga a los que no lo hagan. El CEO de Lego dice: la responsabilidad no es por no acertar, es por fallar al ayudar o al pedir ayuda. Con este planteamiento, de repente resulta beneficioso mostrar tus vulnerabilidades reales, tu verdadero pronóstico, porque sabes que no te responsabilizarán por un fallo sino por no haber dado o no haber pedido ayuda. minimalism-94803_1920

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario