Series: Inolvidable Twin Peaks

Un agente del FBI místico, intuitivo y que adora los dulces; un sheriff comprensivo, que encabeza una logia y tiene una amante asiática llena de secretos; el agente Andy, grande, patoso, llorón y con una bondad solo superada en tv por Michel Landon de la Casa de la Pradera; un abogado que baila y canta melódico para espantar los males; y su hija Laura, la muerta más famosa de la ficción televisiva… Todas estas extravagancias maravillosas y mucho más es Twin Peaks, la gran serie de televisión de todos los tiempos. Con un genio a la cabeza, David Lynch, bien flanqueado por Robert Frost en los guiones, y Angelo Badalamenti en la banda sonora.

twin peaksbase
Cada episodio supera al más-difícil-todavía del anterior: un gigante que se aparece en sueños, un tipo minúsculo que musita enigmas en un lenguaje peculiar, adolescentes límite, una mujer que acuna a un leño, un joven de voz maravillosa (en la versión original, eh) que vive confinado con sus orquídeas y los diarios de la muerta Palmer…
Un oficial de las fuerzas armadas que aparece y desaparece siempre en plan confidencial, una mujer con parche que enloquece y se transforma en una adolescente con adrenalina como para lanzar jugadores de fútbol americano por el aire, un night club misterioso, dos hoteleros locos, un camionero homicida, perturbados en libertad condicional, un psiquiatra de gafas bicolor y gustos hawaianos… Y la gran
pregunta, “¿Quién mató a Laura Palmer?”. Sí, la que tuvo en suspense medio planeta en los años 90 del siglo pasado. El lado oscuro. Bob. He vuelto a ver las dos temporadas en varias madrugadas –sí, un horario raro como homenaje a la más extravagante- y la serie permanece joven, fresca, maravillosa. Cuentan que la nefasta gestión de los índices de audiencia, la improvisación constante sobre la trama y otras irresponsabilidades borraron la serie de la parrilla televisiva con solo dos temporadas de emisión. Lo que quedó es eterno.

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario