Sin etiquetas

“Jamás he visto a un hombre perezoso;/ sé de uno a quien nunca vi correr,/ y sé de otro que a veces dormía/ entre el almuerzo y la cena/ y que se quedaba en casa cuando llovía;/ pero no era perezoso./Antes de llamarme loca, piensa un momento:/ ¿Era un perezoso o/ solo hacía cosas que consideramos/ de perezoso?/”. “Jamás vi a un niño tonto;/ vi a uno que a veces/ hacía cosas que yo no entendía/ o que no eran como yo lo había previsto;/ vi a un niño que no había visto/ los mismos sitios donde yo estuve,/ pero no era un tonto./ Antes de llamar tonto a un niño,/ párate a pensar, ¿era un niño tonto, o simplemente/ conocía cosas diferentes de las que tú conocías?/”. Estas líneas de Ruth Bebermeyer ilustran con elocuencia lo que quiero proponeros este abril desde Vértigo: que dejemos de etiquetar a las personas y sus comportamientos. Las etiquetas limitan la percepción. Hacemos juicios moralistas de todo: sí, presuponemos una actitud errónea o malvada por parte de quienes no actúan en la línea de nuestros ideales, objetivos y valores. “Es que eres muy egoísta”, “Lo dejas todo para el final” y así. Extendemos culpas, etiquetamos, rebajamos y comparamos. Quién es qué: es el deporte nacional. Os animo a observar sin evaluar, hacer observaciones de la gente y de su conducta, sin juicios, críticas ni análisis. El resultado es extraordinario. Mira y expresa lo que dicen o hacen las personas, no la opinión que tienes de ellas. Descubrirás que entiendes y puedes comunicarte con quienes hasta ahora no lo habías conseguido. Mágico. Abril sin etiquetas.

 

blank-2970215_1920

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario