¿Te conformas con el agua potable?

agua

Ahora que el adjetivo “saludable” ha entrado con fuerza en nuestras vidas, sorprende que no se aplique con rigor a una sustancia tan esencial como el agua, que usamos para beber, para cocinar, para nuestros niños… Con el adjetivo potable nos conformamos. Y potable no es sinónimo de saludable. Cumple con las leyes vigentes pero su calidad no es ideal. “El agua, antes de llegar a nuestras casas, realiza un viaje largo en el que se van añadiendo contaminantes de diversa naturaleza y procedencia a sus componentes básicos”, explica Roberto Ramírez, director de Hidroclinic. Hablamos de cloro, sustancias orgánicas (de pesticidas y herbicidas), arsénico (el veneno de las viudas; incoloro y sin sabor y Madrid es la provincia con un índice más alto, por la roca caliza), nitratos (por los fertilizantes o por la contaminación de las alcantarillas), trihalometanos (cancerígenos), hidrocarburos (que se originan en la capa de asfalto), plomo (de tuberías viejas y de soldaduras de plomo con que se reparan las nuevas), aluminio (se emplea en potabilizadoras), cadmio (en las cañerías forradas de zinc), mercurio (en agua de pozo o manantial privados), flúor (para reducir la incidencia de caries dentales) y medicamentos (concentración de analgésicos, antibióticos y estrógenos).
Como precaución, para minimizar contaminantes, hay que evitar beber del grifo del agua caliente (los metales se disuelven mejor ahí que en la fría), y dejar correr el agua del frío uno o dos minutos al levantarte por la mañana para no tomar la que lleva toda la noche absorbiendo químicos de las tubería. Pero el paso definitivo consiste en poner en la cocina un purificador avanzado, un equipo de ósmosis para el agua que ingerimos y que usamos para cocinar. “Nuestros equipos de tratamiento de agua tienen los más avanzados y seguros sistemas de filtración y se utilizan en laboratorios, diálisis, embotelladoras de agua”, destaca el director de Hidroclinic. En suma, agua con todas las garantías para biberones, para cocinar, para beber. Y sin el desembolso que supone recurrir al agua embotellada, que nos lleva a ingerir
partículas del envase.

Hidroclinic
Infórmate: 91 618 45 00
info@hidroclinic.com
www.hidroclinic.com

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario