¿Te sientes artista?

laura 1

 

En la Escuela Laura La Caleta, en Móstoles, cualquier persona que se sienta artista, que disfrute con el baile, puede encontrar desde una masterclass, como la inminente con Kanga Valls (finalista Got Talent), el 23 de abril, a base de popping y animation, hasta los Summer Camps, para disfrutar de un mes de julio intensivo de baile con profesores invitados. Y son solo dos muestras de cómo la Escuela LC, “creada sobre los cimientos de la escuela tradicional, ha conseguido fusionar lo clásico con las nuevas tendencias y las nuevas técnicas de aprendizaje, de ahí el éxito de nuestro alumnado”, celebra la fundadora del centro, Laura Gómez, bailarina y coreógrafa. “Somos una escuela que quiere formar a personas que se sienten artistas; todos los públicos encontrarán aquí una actividad que se ajuste a su necesidad y a sus gustos”, asegura. En la Escuela LC hay clases físico-deportivas “para personas que quieren ponerse en forma, sentirse bien, desde zumba a pilates, estiramientos, aeróbic”; existen actividades artísticas del tipo “funky, hip-hop, lírico, predanza, ballet, flamenco con música en directo, danza oriental, española, bolera, folklore…”. Y campeonatos como el ya veterano de Danzas Urbanas Kevirischool. Y, por supuesto, los alumnos optan a los exámenes oficiales APDE y ACADE.

Escuela
LC Laura La Caleta
c/ Ginebra, 12-14
Móstoles
667738978 – 916463709
lauralacaleta@gmail.com

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario