“Todo se resume en creer en lo que haces”

The Artist Factory (TAF) es el proyecto cultural dedicado a la música fruto del sueño y el trabajo de una familia: Antonio, María, Álex y Vanessa, padres e hijos.

taf foto

¿Cómo empieza todo?
Hay que creer de verdad en que nuestros sueños son posibles. Todo comienza ahí. Como toda la familia estábamos vinculados de una manera u otra con la música empezamos a dar forma a una “loca idea”, como muchos decían, la de crear un centro integral dedicado a la música. Nos hicimos muchas preguntas, pero la principal siempre era ¿qué hace falta?, ¿qué se necesita? Aparte de recursos de calidad, descubrimos que hacían falta: Una Escuela de Música donde se enseñara de forma práctica tanto a niños como a adultos. Locales (salas) de ensayo, casi el hogar de un músico y que debe tener buena insonorización y buen acondicionamiento acústico; un momento importante fue cuando tuvimos que equipar nuestro tercer local por horas cuando habíamos concebido sólo uno. Estudio de grabación: aunque la tecnología facilita poderse grabar en casa o en el local de ensayo, hay que tener en cuenta que una grabación es la carta de presentación de un artista, por lo que es muy importante cuidar muchos detalles y matices que con los Home Studios es imposible. Y la Sala de Conciertos y Eventos con Música en vivo: profesional y para el público sin columnas de por medio, para 300 personas, porque cuando un artista empieza no llena estadios. Un momento muy importante que vivimos fue la edición de nuestro primer concurso de música al que se apuntaron más de 150 grupos a nivel nacional.

¿Oportunidades? ¿Contratiempos?
TAF ve oficialmente la luz en el año 2006 y en ese junio vivimos uno de los momentos más emotivos con la inauguración: por fin había música en vivo en la sala y público con quien compartirla. Ahí sentimos haber ganado la primera batalla y fue un empuje de nueva energía para seguir andando el camino. Luego llegó la crisis, y tuvimos que reenfocar nuestras estrategias y logramos crecer y alcanzar los objetivos que nos habíamos marcado.
En noviembre de 2006 nos dieron el primer premio a la mejor instalación del año, por las innovaciones en la construcción del edificio, en competición con la Terminal 4 del aeropuerto Madrid-Barajas y el Casino de Aranjuez. Aunque estábamos enfocados a la gente que comenzaba en la música, empezaron a venir productoras de TV, artistas nacionales e internacionales para preparar sus giras y trabajos discográficos: Serrat, Sabina, Shakira, Dúo dinámico, Camilo Sesto, Bustamante, Estopa, Baute, Sergio Dalma, Brujería y un larguísimo etc.
La Escuela ha crecido. Es Oficial, reconocida por el Ministerio de Educación. Y somos el Primer Conservatorio de Grado Elemental y Profesional especializado en Música Moderna a nivel Nacional, con Titulación Oficial y la opción de obtener el Bachillerato de Artes. Muchos de nuestros exalumnos acompañan a grandes artistas o tienen sus propias bandas. Y músicos nacionales e internacionales han venido a impartir clases maestras a nuestros alumnos: Coti, Omar Hakim, batería de Madonna, Thomas Lang, batería de Robbie Williams, Michael Angelo Batio, guitarrista y líder de Nitro…

¿Y el futuro?
Vamos a llevar la música a los colegios creando sedes de TAF, para que más niños y adolescentes se beneficien. Al final, todo se resume en creer en lo que haces, disfrutar cada cosa que haces, ver que cada situación brinda nuevas oportunidades y ser constante y siempre perseverante.

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario