Un equipo milagroso: “¡Venga, que no pasa nada!”

Milagro: futbolistas de 10 años que disfrutan jugando incluso cuando pierden. Que es casi siempre. Se trata del equipo de fútbol alevín E de la Escuela Sergio Pachón & Antonio López, de Fuenlabrada. Una abuela ha hecho bufandas para las madres y los padres. En el último partido, con derrota por 9 goles a 0, los chicos salieron ovacionados de las instalaciones. ¿A que no sabéis por quiénes?

Fueron las madres y los padres los que aplaudieron uno por uno a los jugadores, según iban saliendo del campo. Y al entrenador, que lleva dos semanas con ellos y ha conseguido que suelten esa apatía que apretaría a cualquiera cuando ve que cae un gol y otro y otro.
—Algunos padres del otro equipo nos dieron la enhorabuena, que menudo ambiente, que qué manera de vivir los partidos —dice Uge.
—Estoy por apuntar ahí a mi hijo —dijo una madre del equipo contrario.

El entrenador alaba el entusiasmo de esos padres que un sábado quedan a las ocho y cuarto de la mañana para jugar a las 9 en Villanueva del Pardillo, contra el tercero de la clasificación, que les saca 34 o 35 puntos. Ellos van los últimos, pero no se arredran. Ni siquiera cuando, como el otro día, van solo los 11 que se necesitan para jugar y dos suplentes, que son porteros. De hecho uno de los porteros salió de jugador en el último cuarto de hora.
—Si yo no he jugado nunca fuera de la portería…
—No importa, hazlo lo mejor que puedas y disfruta— y salió con una sonrisa y disposición.

Y las madres y padres aplaudieron las veces que tocó el balón. Como durante el partido celebraron las ocasiones en que el equipo encadenó tres o cuatro toques.

Hugo recibió 5 goles en la primera parte. Samuel 4 en la segunda.
—¡Venga, que no pasa nada! —coincidían en el banquillo y en la grada.

Esfuerzo, alegría y deseo de ganar, claro, que lo conseguirán. La clasificación se les olvidará con los años, pero se acordarán, cuando la fatalidad les apriete de adultos, de que la vida está para disfrutarla.

Enhorabuena a Hugo, Samuel, Raúl, Lucas, Alejandro, Iker García, Rafa, Aitor, Marcos, Cristiano, Unai Rodríguez, Christian Royuela y Christian Crevillent. Y felicidades a esas madres y padres y a esa abuela que saben cómo hacer buena gente para el futuro, que falta hace.

Envía un comentario