Un nombre, un hombre, una historia

Un nombre, un hombre, una historia que cuenta que las piedras que te encuentras en el camino, las saltas, las bordeas o tropiezas con ellas.

Esta es la historia del hermano menor que pasó de familia numerosa a hijo único.

Ser el menor de 5 hermanos te da un estatus, te da la seguridad de pasear por la calle como si llevaras 4 guardaespaldas, te hace sentir fuerte, seguro, mimado.

Pero la vida y las circunstancias hicieron que perdiera todo eso, poco a poco, pero rápido, muy rápido.

Los años 90, los malditos años 90, perdimos a Miguel en el 93, a Carlos en el 95, a Javi en el 97 y a José en el 99. Cuántas piedras, cuánto dolor, cuántas lágrimas.

Parecía que la muerte en su juego me había saltado, ya que fallecieron por orden de edad, de menor a mayor, en un intervalo de 2 años entre uno y otro. La vida no me daba tregua ya que cuando me estaba secando las lágrimas, volvía a tener los ojos llenos de ellas de nuevo.

Pensaba que era como una ruleta y que en el juego de la muerte el siguiente sería yo, pero no, esta vez no.

Esta vez a los dos años llegó una vida, nació Patricia, mi hija, que no traía un pan bajo el brazo, traía alegría, felicidad, sonrisas, tantas cosas que nos habían faltado.

Contaba que era la historia de un nombre, de FourBrothers, nombre que le puse a mi bicicleta cuando decidí hacer el Camino de Santiago, en pleno invierno y solo. Necesitaba ayuda extra, impulso, fuerza y qué mejor nombre que este para emprender ese viaje.

FourBrothers es ahora el nombre de mi empresa de diseño gráfico, impresión e imagen corporativa, en el que utilizo la imagen de un superhéroe, ese que llevamos todos dentro, ese que sale cuando más lo necesitamos.

A mis hermanos los llevo en el recuerdo, en el corazón, en mi bici, en el nombre de mi empresa y en mi piel tatuados, para no olvidarme nunca de ellos.

Después de tanto pasado y de tantas piedras me tocaba decidir a mí que tipo de vida quería, y decidí que quería ser feliz, y lo conseguí, tengo un trabajo que adoro, una mujer y una hija maravillosas y unos amigos que hacen de hermanos supliendo la falta de estos.

Ellos siguen estando ahí, recordándoles los hago inmortales, al menos para mí.

 

pág 10 O

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario