Una niña valiente y su símbolo contra el rechazo

La niña Acacia Woodley, ante las burlas y el rechazo que sufría en el colegio porque no tiene mano derecha y porque tiene la izquierda deformada, decoró un «banco de la amistad» donde cada niño pudiera “buscar” compañía, consuelo, ánimo. Lo pintó de colorines y le puso sus palabras favoritas: “respeto”, “valor”, “sonrisa”, “sueño”. De Florida llegó a España cuando lo propuso una niña de 9 años, Haizea, y se hizo viral. Uno de cada 5 niños sufre acoso en el colegio. Y algunos lo ocultan.

Cuentan que a Acacia su madre la educó para centrarse en lo que puede hacer. Por ejemplo, pedirle a la directora un momento para dirigirse a todos los compañeros en público y mostrarles que era “una niña más”, y no la niña “rarita” de la que se burlaban o con la que no querían jugar. Entonces propuso crear un lugar donde “buscar” la amistad: decoró en casa un banco, y lo llevaron al colegio.

El “banco de la amistad” se ha convertido en el lugar donde los niños buscan compañía, comparten y ríen, y donde se resuelven conflictos. Todos quieren utilizarlo. Lo usa incluso la directora del colegio, para las disputas entre los niños. La intención de Acacia es que no solo se señalen los comportamientos negativos, como el acoso, sino que se dé importancia a los gestos de amabilidad y amistad. En Florida hay una asociación, Tiny Girl, Big Dream, que fabrica los bancos con material reciclado y los reparte por los colegios.

A España la propuesta llegó con la carta viral de una niña de 9 años, Haizea. En su colegio de Burgos, dentro de un trabajo sobre el acoso escolar, escribió: “Me gustaría que haya un banco de la amistad en el patio. Tiene que ser de colorines y un cartel que ponga “banco de la amistad” para que quien se sienta solo se siente y alguien que le vea sentado le pregunte: ¿Quieres jugar conmigo?”. Incluía el dibujo-propuesta, que giró por las redes con miles de apoyos y algunos comentarios en contra, como con todo.

Móstoles acaba de estrenar el primer “Banco de la Amistad” en el colegio Juan Pérez Villaamil. Los alumnos lo decorarán en los próximos días. El acoso escolar es una de las grandes preocupaciones. El 20 por ciento de niños que ha sufrido algún episodio de acoso en su colegio. Y sobre todo ese 15 por ciento que lo calla, que no cuenta el infierno por el que pasa cada día.

Envía un comentario