Una vida con propósito

“Si haces lo que deseas hacer, estás destinado a sentir la máxima satisfacción”

smile-191626_1920

Hay personas que parecen conocer la fórmula de la felicidad. Si las preguntas, te dirán que lo único que tienen es un propósito digno, y que se enfocan a conseguirlo.

Tengo una historia que ilustra muy bien el asunto. Se trata de un padre y su hijo. El hombre está sentado leyendo el periódico en casa, tras una jornada larga de trabajo. Bueno, tratando de leer, porque el niño llama su atención continuamente, lo interrumpe, porque quiere jugar. Harto, el padre arranca una página del periódico donde aparece la imagen del globo terráqueo; la rompe en mil pedazos y dice:
-“Toma, hijo, a ver si consigue montar este rompecabezas”-.

Confiaba el padre en que el niño estuviese ocupado una eternidad… pero ¡volvió al minuto, con el puzle conseguido! El padre, sorprendido, le preguntó:
-“¿Cómo has conseguido algo tan difícil en tan poco tiempo?”-.
Y el niño:
-“Papá, en la otra cara había la foto de una persona y, en cuanto he juntado la cara, la tierra ha quedado unida”-.

Si enfocas tu vida a hacer lo que te encanta hacer, sentirás la máxima satisfacción. Hacerlo requiere valentía, claro, salir de la zona de confort las veces que haga falta. Y la energía y el coraje de ese niño con los papeles: Junta las piezas y tu mundo estará bien. Los más adelantados te recomiendan dedicarle un tiempo cada día a trabajar en ti mismo. Lo llaman “kaizen” y significa “mejora constante”.
Deja de ponerte límites. Sal de tu círculo de comodidad, explora lo desconocido para ti; comienza por cosas pequeños, por pasos cortos, y te darás cuenta de tu verdadero potencial. Se trata de forzar los límites para vivir una vida plena, intensa. Madruga mucho para ver salir el sol, en un día en que no tengas que ir a trabajar o que llevar al colegio a los niños o cuidar de los nietos. Haz esas cosas que no hiciste porque eras muy joven o ahora demasiado viejo, o porque eras demasiado pobre y ahora tienes demasiado.

El propósito de la vida es una vida con propósito. Cueste lo que cueste. Haz tu lista de debilidades y empieza a trabajar en ellas para superarlas. ¿Te cuesta hablar en público? Pues oblígate a hacer intervenciones. Concluye relaciones que no te aportan nada. Inicia algo nuevo para ti. Detecta lo que te está impidiendo llevar la vida que te gustaría. Y cámbialo. Atrévete.

Recuerda: las personas realizadas hacen cosas que la gente menos perfeccionada detesta: renuncian al placer a corto plazo a cambio de una satisfacción a largo plazo; encaran miedos con valor; se acostumbran a sentirse incómodos, porque la incomodidad es señal de crecimiento…

Acerca del autor de la noticia

RevistaVértigo

RevistaVértigo

Contar historias
Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco...
Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Envía un comentario