A prisión por triple homicidio los hermanos que embistieron con el coche a sus familiares en Móstoles

El juez ha decretado la entrada en prisión de los dos hermanos que embistieron con su coche a otros miembros de la familia que viajaban en otro vehículo. Les acusa de triple homicidio y delito contra la seguridad vial. Y les prohíbe acercarse a menos de un kilómetro de la única superviviente del vehículo, una niña de 12 años.

La persecución mortal ocurrió el 24 de agosto en la antigua carretera de Extremadura. Los ahora detenidos, Emilio David y Ruiz Manuel J. P., hermanos, chocaron deliberadamente contra el coche en el que iban Pilar J. P., de 33 años, una hija de 14 años, y el cuñado de ella, de 32 años, a los que perseguían desde Navalcarnero.

El magistrado les acusa también de un delito de omisión de socorro, porque huyeron del lugar del accidente, y de hecho no estaban ya cuando llegaron los servicios sanitarios. La Guardia Civil los buscaba desde entonces.

Según las indagaciones, la persecución, de madrugada, venía desde Navalcarnero por un asunto familiar. La colisión mortal se produjo de madrugada, a la 1.45 del 24 de agosto. El coche peor parado terminó contra un árbol y una farola en la carretera, por la presunta embestida del automóvil de los acusados.

Un asunto familiar
Según El Mundo el desencadenante de la persecución fue el enamoramiento de la niña superviviente, de 12 años, de un primo hermano de 14 años. La familia de la chica estaba en contra de la relación: Pilar, la madre, acudió a casa de los abuelos paternos a buscar a su hija, en Navalcarnero. Allí hubo una disputa y Pilar consiguió que su hija montara en el coche con ella. De vuelta a Vallecas fue cuando todo terminó de forma luctuosa y tremenda.

Envía un comentario