“Abriré sí o sí, para perder menos”. Móstoles autoriza que las terrazas se extiendan para poner la mitad de las mesas

Nines García, del bar Cocina Selecta (Móstoles), ponía 26 mesas en su terraza antes del coronavirus. Desde el lunes próximo, si Madrid entra en la fase 1, podrá poner la mitad según el decreto de Sanidad: pero ¡no le caben siquiera 13 mesas! con la nueva distancia obligatoria entre mesas y el espacio social mínimo entre clientes de cada mesa.

Se le quedarían 3 mesas fuera, más o menos. El Ayuntamiento le permitirá a ella (y al resto de hosteleros) que puedan usar en estas semanas el espacio que necesita para poner la mitad de las mesas, siempre que cumplan con las normas de paso y accesos. Ella, que creció en el bar de la familia, va a abrir el día 11 de mayo, sí o sí. “Para perder menos”, dice.

En estos dos meses de confinamiento la cuenta negativa no ha parado de aumentar: “Tuve un saldo negativo de 12.000 euros en marzo, porque pude abrir hasta el 13; 6.000 euros en rojo en abril y en lo que va de mayo llevo unos 3.000. Necesito abrir, para perder menos”.

Si la hostelería supera la prueba covid-19, demostrará que es un sector inmortal. Resulta que he ido al hospital y me he sentado en un asiento ocupado por otra persona sin que nadie lo desinfectara y en la hostelería se exige desinfectar asientos y mesas tras cada cliente, limpiar seis veces al menos los servicios, tener una distancia entre los trabajadores de 2 metros…

Nines dice que funcionará con una cocinera que no saldrá de su territorio en todo el turno, que ella se quedará en la barra y tendrá su otro trabajador atendiendo a la terraza. Se comunicarán por el terminal del punto de venta y ninguno podrá pisar el espacio del otro. ¿Así horas y horas?

Está decidida. “Me voy a dejar lo que haga falta en esto”. Sacará a sus dos empleados del ERTE y se pondrá a funcionar con alegría, protección y sin miedo. “Tendremos que ir con el flusflús en el mandil, tan importante como la bandeja”.

Nines cree que a la hora de la comida funcionará el para-llevar y que en las mesas irán bien el desayuno, las cañas y el café de la tarde.

Por cierto, para quien está cicateando con que a ver si va a tener que cambiarse de acera por los hosteleros… que sepa que pagan por una terraza de 3.000 a 8.000 euros anuales. En el espacio de ahora entre mesas, el año pasado se habrían montado performances…

Nuevos tiempos. Mucha suerte a todos.

Envía un comentario